Belén Jiménez Martínez (Antequera, 21 de marzo de 1969) es licenciada en Farmacia y en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Autónoma y empresaria durante 14 años, está casada y tiene tres hijos. Fue una de las grandes apuestas de Barón hace ocho años y está siendo una de las más eficientes en su trabajo con el ‘caramelo’ de Turismo, el área que, aunque tenga poco presupuesto, tiene mayor repercusión por triplicar el número de turistas y llevar tres años superando el medio millón de visitas.

Busca que Antequera sea declarada Municipio Turístico en 2019 para  abrir más inversiones en una ciudad que tiene historia para sus vecinos y para los que no paran de venir cada vez más.

Sin competencias en inversiones, ni temas patrimoniales ni culturales, dirige el área municipal con mayor repercusión en los últimos cuatro años: Turismo. Cuando 200.000 visitas en los años de bonanza económica –era el año 2010– nos envolvían en un ambiente de euforia, hoy, tras tres años consecutivos, se supera el medio millón de visitas anuales, lo que hace que Antequera palpe ya el fenómeno que da sustento a un país que en parte vive por y para el Turismo.

Tras una primera mañana agotadora en FITUR (Feria Internacional de Turismo) de entrevistas, reuniones y visitas, nos atiende en el expositor de la Costa del Sol, Belén Jiménez, a quien le preguntamos si con los datos de los últimos tres años y estar en el final del mandato,  se puede decir que estamos encarando un nuevo período  de desarrollo turístico: “Es el final del principio, siempre hay que considerar un día uno para seguir trabajando y en aquel entonces te preguntabas qué va a hacer turísticamente Antequera. Por eso dijimos que sí, esa ilusión, esa esperanza, de poner Antequera como poco donde está hoy la teníamos y en esa línea hemos estado trabajando”. 

Era el año 2011 en el que se iniciaba un acercamiento a la Costa del Sol tras unos años de ir Antequera sola en un mundo tan amplio como es FITUR: “Los primeros años trabajamos en el conocimiento, pusimos en valor Antequera como destino cultural y todo nuestro patrimonio, que nos duele la boca de decirlo innumerables veces, pero hay que darlo a conocer. Si te lo quedas, lo conservas, pero no lo cuentas realmente, no se llega a ningún lado”. 

Los referentes: El Torcal y los Dólmenes de Antequera

El Torcal y los Dólmenes de Antequera como principales reclamos en esta subida de visitas: “Desde el Ayuntamiento se ha decantado por los Dólmenes y por el Torcal como principales recursos turísticos, como así lo hicimos desde que pusimos el primer pie en el Ayuntamiento. Luego, lógicamente, la declaración de Patrimonio Mundial ha sido vital. La Cultura también puede ser patrimonio de naturaleza, una cultura tecnológica donde hemos abierto una caja en la que hemos dado a conocer lo que tenemos nosotros”. 

Se intenta ser municipio turístico, ¿qué ofrecería?: “Que haya fondos destinados a la rehabilitación del Patrimonio, que Antequera tenga oportunidad en alguna de las líneas que se ofrecen. Hay subvenciones para estudios turísticos –que es una de las cuestiones que yo personalmente aspiro tener un observatorio turístico para saber lo que esperan al visitarnos’ con qué expectativas vienen a Antequera, qué gasto tienen, qué espera de la ciudad, cuál es la impresión real, no la de las redes sociales o la que tenga yo desde la propia concejalía–”. De su área destaca que “es un ejemplo de eficiencia, planificación y control de gasto”.

Al preguntarle si desde el equipo de gobierno invierten en turismo, nos contesta: “Hemos conseguido promocionar nuestra ciudad, obteniendo beneficios de esta inversión y promoción turística como a la vista de todos está. Y no hay más que darse una vuelta por la ciudad o repasar los datos de turismo desde que el Partido Popular gobierna en Antequera para concluir diciendo que Antequera está de moda”.

Con 250.000 euros de presupuesto, “invirtiendo 170.000 euros en un plan de acción turística internacional. Cantidad que los Equipos de Gobierno del PSOE se gastaban o despilfarraban en una única feria de turismo, en FITUR”.

Destaca “la implicación de los ciudadanos, con los que hemos conseguido que Antequera sea declarada Patrimonio Mundial, triplicar la cifra de visitantes con la que nos encontramos en 2011 hasta alcanzar las 595.976 visitas en 2018; y estar en disposición de ser declarados como Municipio Turístico en 2019”.

El Turismo es ya parte de las zonas monumentales, solo basta ver las calles, por lo que bares y restaurantes abren cada vez más los días festivos. Ahora queda el resto de los sábados tarde para el comercio en general: “En el tema del Comercio vamos más lentos, pero el tema de la restauración está claro, además desde el minuto uno, una de las propuestas que tenemos este año es la IGP del mollete en forma de gastronomía, es que no había ninguna apuesta de turismo gastronómico en Antequera”. 

Las terrazas han dado vida a las calles, aunque se cuestiona que el peatón se queda sin espacio: “A los antequeranos que ven negativo el tema de las terrazas, les invito a que cierren los ojos y recuerden cómo era Antequera en el 2011 y que los abran ahora y la vean cómo es. Y que se pregunten si cuando van a otras ciudades les gusta llegar, darse un paseo, que haya una terraza abierta, que haya vida en la calle. Pues ¿por qué en otros municipios y en otras capitales y en Antequera no?”. 

El incremento de terrazas, el del número de excursiones y turistas nos deja las calles estrechas sin espacio. ¿Habría que peatonalizar espacios?: “Yo creo que peatonalizar las calles, en determinados sitios y ciudades es conveniente, lo he dicho desde el principio; pero en Antequera la peatonalización de la ciudad es prácticamente imposible, porque tenemos las calles que tenemos y seguimos viviendo en el casco histórico, y hay viviendas, cocheras y el tránsito de la vida diaria. Ante ello, tenemos los métodos alternativos, como semipeatonalizar espacios como San Luis, San Agustín o San Sebastián, donde nuestro alcalde apostó por dar más espacio al antequerano, al vecino, al peatón, y de paso a quienes nos visitan”.

En esta edición de FITUR han dado a conocer las visitas del año 2018, ¿cómo conseguimos que abran más las iglesias los fines de semana?: “Se abren cada vez más con muchas ganas y mucha voluntad. En su momento se hizo el primer convenio con la Agrupación de Cofradías, ellos expusieron un horario fijo de apertura de determinados días, cada uno libremente, como no se cobra la entrada, todo es a golpe de voluntariado y se irá mejorando”. 

 


Antequera con la Costa del Sol

Desde que Manuel Barón es alcalde y Belén Jiménez es responsable de Turismo, la ciudad dio un giro de ir sola a FITUR a acudir con la Costa del Sol. ¿Siguen manteniendo la idea?: “Yo sigo pensando que hay que estar de la mano de la Costa del Sol, Antequera es un municipio de 42.000 habitantes, de manera individual, aunque seamos conocidos, tampoco tenemos que ser demasiado orgullosos en el sentido que solos podemos ir por nuestra cuenta. Y además desde que estamos con ellos, sabemos que quienes van al sol y la playa, buscan algo más: la Cultura y el Patrimonio como el que ofrecemos nosotros desde Antequera”. 

¿Qué le queda a la ciudad que alcanzar en Turismo?: “Nos queda mucho, siempre digo que las líneas de trabajo tienen que ser las mismas, seguir trabajando por una ciudad amable y accesible para vecinos y visitantes porque eso va a ser mejor para los antequeranos y lógicamente para los que vengan a conocernos. Terminar de abrir lo que esté cerrado y que se profesionalicen los servicios”. 

Aunque hay unas elecciones por medio... ¿un punto y seguido o un punto y final?: “Yo dije primero cuatro años, después el Alcalde expresó que era un proyecto de ocho y que teníamos que quedarnos determinadas personas en su barco y yo dije que sí. Manolo se queda otro mandato, pero no es lo mismo el alcalde de los que no somos alcaldes. A un candidato le arropa un partido y se le pidió que siguiera unas elecciones más. Es pronto de hablar de listas”.

Terminamos así nuestra entrevista donde Jiménez se muestra satisfecha con mantener tres años seguidos la cifra de más de medio millón de visitas, algo que vislumbra el trabajo que se fraguó en 2011 y que en 2015 se empezó a recoger con el inicio de la campaña de Patrimonio Mundial y que se mantiene.

 
 
 
Más información, edición impresa sábado 9 de febrero de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).