Antequera se distingue por un sinfín de rincones históricos y especiales. Entre ellos sobresale sin duda el Paseo Real y La Negrita. Ambos han conformado un espacio único, entre la cultura y el ocio, situado junto a la Plaza Castilla y la Barriada de Parquesol.

 

El Paseo Real tiene autonomía y relevancia propia desde el siglo XVIII. Esta vía urbana era conocida como una parte del Camino de Estepa, aunque más tarde fuera vendido para construcción de habitáculos y pasase a ser conocido como Salidero de Estepa y Los pies de la Alameda, según explica el Callejero Histórico de Antequera, de Juan Manuel Moreno García.

El Paseo Real de Alfonso XIII se mueve entre los estilos del neoclasismo y modernismo antequerano. Fue creado por el alcalde Francisco Guerrero Muñoz en el año 1881 con el nombre de Paseo de la Ciudad, recibiendo el nombre del Monarca Alfonso XIII desde el año 1909-1910 por las atenciones que la ciudad recibió de este Rey.

Como todo en la vida, esta zona protagonista de la Ciudad de los Dólmenes ha cambiado mucho con el paso del tiempo. Los últimos cambios de esta zona se finalizaron en diciembre de 2014. Se acometió una obra que tuvo un presupuesto de un millón de euros, financiado por la Diputación de Málaga.

Al terminar de andar por el albero del Paseo, de frente, te encuentras "La Negrita", una estatua de bronce sombrío que te emplaza a otro capítulo dentro de una leyenda eterna. Son dos conceptos que definen el patrimonio monumental antequerano. El Paseo Real tiene una larga historia detrás. Se trata de una alameda peatonal de aproximadamente 200 metros de largo y unos 40 metros de ancho.

Su suelo responde al color del albero, entre el naranja y el amarillo. A sus lados, actuando de guardaespaldas, encontramos dos laderas llenas de árboles y un gran número de bancos. Éstos son muy utilizados por los antequeranos para descansar, especialmente en verano para combatir el sol gracias a las numerosas zonas de sombra. En estas laderas, a lo largo de la historia, los kioskos de helados y chucherías también han sido algo habitual en el Paseo Real. Sin embargo, desde la última remodelación realizada se decidió quitar este recurso y que fuera trasladado a la Plaza Castilla.

El Paseo Real ha sido centro de muchas iniciativas organizadas en la ciudad tanto en el pasado como en el presente. Fue espacio clave para las Ferias de Primavera y Verano de Antequera hasta que se pasó su ubicación en el Parque del Norte. En el Paseo se montaban, junto al templete, los escenarios para conciertos en estos días festivos y la caseta municipal.

También fue marco de celebraciones históricas como el Centenario del Capitán Don Vicente Moreno Baptista, motivo por el que luego se decidió construir una estatua en su honor y establecerla en el Paseo, aunque en la actualidad haya pasado a la plaza de San Luis. Otros grandes momento fueron la Coronación Canónica de la Virgen de los Remedios el 10 de septiembre de 1922, o más recientemente, el 350 aniversario de la salida procesional del Cristo de la Salud y de las Aguas, Patrón de Antequera.

Cuando se dio fin a la Guerra Civil en el año 1939, el Paseo Real de Alfonso XIII pasó a llamarse durante algunos años Paseo del Generalísimo o Paseo General de Franco, para terminar llamándose Paseo Real. Por último, actualmente, acoge la organización de mercadillos medievales, conciertos, “food trucks” o carreras urbanas.

La Negrita y El Parque, elementos del Paseo Real

Así llegamos a los jardines de La Negrita, el otro capítulo de este rincón antequerano desde que hace algunos años llegara para quedarse. La Negrita se puede definir como una estatua-fuente. Se trata de una mujer con un cántaro, del que sale el agua que da una melodía especial a esta zona.

A la derecha de esta ‘señora’, se encuentra ‘La Casa del Guarda’, donde se ubica actualmente un restaurante.Esta escultura llegó a Antequera como un regalo realizado por Tomás Trigueros y Trigueros en 1877. Desde entonces ha tenido dos ‘casas’. La actual (desde 1949) y donde está el Capitán Moreno en la plaza de San Luis. La estatua fue creada por la Fundación Antoine Durenne (1822-1895).

Además, La Negrita preside su propio parque, que tras una remodelación extraordinaria fue denominado en el 2016 como el mejor parque de España en ciudades de menos de 50.000 habitantes. Este premio responde al nombre de ‘Columpio de Oro’.  El proceso para llegar a tal distinción tan meritoria no fue fácil, ya que se realizó una apuesta de muchísimos ‘quilates’.

Se invirtieron 135.000 euros por parte de la Diputación de Málaga, obteniendo como resultado un área de juegos infantiles espectacular, diseñada con un estilo muy modernista y con una gran seguridad para tranquilidad de los padres. Está compuesto por una gran variedad de columpios, aunque destaca por toboganes de tubo de once metros de altura.

Todo lo expuesto anteriormente en esta zona del final del Paseo Real y el comienzo de La Negrita conforma un espacio que combina cualquier rango de edad, mezclando a los más pequeños en el parque infantil, y a los jóvenes, adultos de mediana edad y personas mayores dando un paseo por la zona, o descansando en los bancos acondicionados para ello, o tomando algo en el restaurante.

Más información, edición impresa sábado 14 de julio de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).