La política española no está viviendo su mejor momento. Los casos de corrupción y la inexistencia de soluciones y propuestas para mejorar la situación del país merma la confianza de los ciudadanos.

 

En los casos locales, este sentimiento llegar a ser un efecto reflejo. Desde que el país entrara en crisis, la economía sigue sin repuntar, el trabajo es precario e inestable y el paro sigue alcanzando niveles preocupantes, especialmente entre los más jóvenes, que están muy cualificados, pero no encuentran una oportunidad para encontrar su valía.

Mientras tanto, los políticos, en ocasiones, se centran en dejar en ridículo o condenar la actuación de su rival en lugar de pensar en el bien de la ciudad y mejorar ¿Qué pensarán algunos antequeranos respecto a este comportamiento general de los políticos?

Opinan los ciudadanos

Verónica Cobos: “Con eso no ganan nada. Es solo pensar en dejar mal al otro para quedar ellos mejor. No dan ideas ni propuestas. Así no vamos a ningún lado porque si nadie pone medidas nuevas para comprobar si funcionan, seguiremos igual que hasta ahora”.

Rafael Mora: “Estamos muy cansados ya. Deberían preocuparse de los temas que afectan a la ciudad. Arreglar cosas de la ciudad y no echar la culpa a otros. Como ciudadano estoy cansado de esto. Lo que hablan los políticos en los plenos no interesa realmente a los ciudadanos”.

Sonia Velasco: “Mal de mucho, consuelo de tontos, dice el refrán. No hacen su trabajo y se ponen a mirar el trabajo de los otros para tapar sus carencias. Cada uno debería dedicarse a lo suyo y dejar a los demás que avancen como quieran o puedan, a su manera”.

José Manuel Muñiz: “Se dedican a echarse cosas en cara y lo que deben de arreglar, no lo hacen. Las pensiones por ejemplo, que llevan 22 años sin subir nada. No hay confianza ninguna en la política. Ahora mismo, España está fatal en el tema de la política”.

Miguel Ángel Berrocal: “Si tenemos que votar, después de saber todo lo que hacen y este tipo de actuaciones, no vamos a confiar en ellos. Tendrían que dedicarse a mejorar lo que necesitamos, como la gran cantidad de paro que hay, y no a tirarse los trastos a la cabeza unos a otros”.

Mari Carmen Martínez: “Me parece fatal. Tendrían que aportar soluciones, en general, pero sobre todo para la gente joven. Muchos jóvenes se tienen que ir fuera por el paro que hay y también por el poco ocio que hay. En lugar de estar tirándose unos a otros, tendrían que concentrarse en esto”Más información, edición impresa sábado 2 de junio de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).