Al Sitio de los Dólmenes de Antequera se le suma una ciudad monumental con vestigios de la mayoría de civilizaciones, donde la romana es aún, quizá, de las que más nos quedan por conocer, aunque sabemos que bajo tierra están por descubrir maravillas que se dilucidan en Singilia Barba, según concretamos de nuestra entrevista con Manuel Romero, arqueólogo que empezó a descubrirlas y director actual del Museo de la Ciudad.

La Villa Romana de la Estación tiene concedida la subvención al 1,5 por ciento. La parte que está excavada supone un 25 por ciento de la extensión completa y es el núcleo más importante de la Villa. “Esta inversión va suponer que lo se excavó en el año 1998 va a poder disfrutarlo la gente y tener una aproximación a lo que era”, sigue Romero. 

Desde el siglo VIII a.C. existen en nuestra ciudad vestigios de poblamiento ibérico, después llegó Antikaria, que englobó a diferentes villas, los primeros restos son del siglo I. Con el paso del tiempo se han ido descubriendo y convirtiéndose en Patrimonio Histórico de la Antequera.

Tenemos constancia de que Antikaria es una evolución de poblamiento ibérico, del que quedan restos de una fortaleza. Desde el siglo VIII a.C. existe una población ininterrumpida en la zona. Los primeros restos romanos datan del siglo I, atestiguados por muchas tipologías sobre todo de carácter constructivo como son las termas de la ciudad, donde estaba situado el foro. La mayor parte de la información que tenemos son inscripciones.

Las villas más importantes que comprenden Antikaria son la Villa de la Estación, la conocida como Carnicería de los Moros, la Quinta y el Caserío Silverio Mayorga, que contaban con poblaciones de entre 40 y 50 personas cada una. 

En el siglo XIX, el epigrafista alemán Emil Hübner, es el que demuestra epigraficamente que existe una Antequera romana. Hasta entonces, la historiografía consideraba que el origen de esta Antequera romana era Singilia Barba. 

El Efebo de Antequera, según palabras de Antonio García Bellido, el padre de la arqueología clásica en España es “la escultura más bella que ha salido del suelo peninsular”. El bronce cumple con todos los cánones de belleza.

A partir del año 1988, las termas de Santa María suponen un revulsivo, es la primera prueba fehaciente de la existencia de la Antequera Romana en esta zona. Son termas con unas dimensiones importantes que ocupaban desde la Plaza de los Escribanos hasta la actual calle Niña de Antequera. La primera excavación fue dirigida por Rafael Atencia y Manuel Romero, hace ya 30 años. 

La Villa de la Quinta se excavó entre el año 1999 y 2001, una parte de esta villa se puede visitar en el museo de DCOOP. El resto permanece bajo los cimientos de la actual urbanización de la Quinta. Existía entre Antikaria y Roma existía una relación comercial, el principal producto era el aceite. “Está demostrado que hay sellos que demuestran que había producción de Singilia Barba que se dedicaba a la exportación de aceite a Roma”.

Singilia Barba fue un municipio importante de la época. Los expertos dicen que tuvo más importancia que la propia Antikaria por la extensión de sus dominios. En toda Hispania romana se conocen nueve circos, uno de ellos estaba en Singilia Barba. 

De la “Carnicería de los Moros” solo conocemos una fachada de un gran estanque de 50 metros de longitud, el resto está situado bajo el José María Fernández. Más información, edición impresa sábado 19 de mayo de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie(suscripción).