El centenario comercio Rojas 1892 ha crecido empresarialmente manteniendo la forma de trabajar que adoptó desde sus inicios. Marcas de reconocido prestigio con los diseños más clásicos pero a la vez más actuales dan seña de identidad y les catapulta a lo más alto entre el comercio antequerano. La vocación e ilusión de los hermanos Rojas diariamente hace que este establecimiento siga funcionando como el primer día, ofreciendo a sus clientes el trato más personalizado. Hablamos con Antonio Rojas, cuarta generación de la empresa familiar para conocer todos los entresijos de un negocio de éxito.

 

En un momento como el actual de crecimiento del comercio vía internet es evidente plantearse cuál será el futuro de las tiendas tradicionales. ¿Seguirán existiendo o pasarán a formar parte de los tesoros históricos? Y es que parece que poco queda de ella, al igual que ocurre con el papel, los mapas, el tocadiscos o las barberías, utilizados sólo por los más nostálgicos.

 

Rojas 1892 comenzó su andadura en Antequera de la mano de José Rojas Castilla, quien dedicó por entero su vida a este comercio y bisabuelo de Antonio Rojas, con quien hablamos hoy. Procedente de la saga de los Hermanos Rojas y fabricantes de mantas MAROCA (Manufacturas Rojas Castilla), era y es todo un referente en el comercio de la localidad.

Antonio Rojas, no siendo los estudios su pasión precisamente, decidió ocuparse de la empresa y a día de hoy “ya he cumplido con mi granito de arena a esta cuarta generación de los Rojas con mis 30 años de dedicación a este negocio”.

No solo con eso, desde el fallecimiento de su padre, decidieron impulsar dos nuevos establecimientos más en la propia ciudad: “La primera activa desde 1889 es la de Infante Don Fernando número 6, la casa madre de este negocio, después de fallecer mi padre en el 96, en el año 2000 abrimos nuestra segunda tienda en Calle Alameda de Andalucía número 6 y por último en 2005 abrimos la tercera en Alameda de Andalucía 30 y la verdad es que no nos podemos quejar”.

En cuanto al estilo de la ropa “siempre lo he definido como clásico, actual y fresco para gente normal porque no lo podemos encasillar, nos visitan personas de todas las edades”.

Además en cuanto a las marcas: “Tenemos un rincón multimarca en el que tenemos firmas de reconocimiento mundial como pueden ser Tommy Hilfiguer o Lacoste. No obstante, las que incluimos en la colección propia intentamos que siempre sean marcas españolas y promocionar el producto nacional”.

Después de 125 años al frente de este comercio, Antonio Rojas tiene algo claro: “Esto es vocacional y es mucho esfuerzo el que estamos invirtiendo para sacarlo adelante. Me da pena y entiendo que esto pueda tener los días contados aunque nosotros mientras tengamos la sangre de “rojitas”, como dice la gente, intentaremos que siga adelante”.

Con ello, Rojas tiene un objetivo que trata de mimar día a día: “A nosotros nos caracteriza el trato con el cliente”. Es por ello por lo que el expandir su negocio fuera de Antequera no entra en sus planes por el momento: “Una tienda fuera de Antequera haría que el mimo diario al cliente fiel se perdiese y creo que se nos escaparía de nuestras manos la esencia de nuestro negocio”.

Las pequeñas superficies siempre serán imprescindibles para las ciudades de ahora. A fin de cuentas, Rojas 1892 está escrito con el cariño y el trato personal del comercio tradicional en Antequera del que estamos seguros que así lo seguirán siendo en los próximos años.Más información, edición impresa sábado 5 de mayo de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).