Han pasado 439 años, 10 meses y 10 días desde que la Ciudad de los Dólmenes vio nacer a Pedro Espinosa, uno de los poetas más ilustres de la historia, perteneciente al Siglo de Oro. Dejó un legado inmenso en su ciudad, que con el paso de los años le ha ido recordando como uno de sus vecinos más prolíficos y reconocidos.
 
Desde el 20 de junio de 1998, el monumento a Pedro Espinosa preside la plaza de Santa María. El 22 de junio de ese mismo año la estatua fue inaugurada por los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, con toda Antequera volcada con la visita de Sus Majestades.

En nuestro periódico del 27 de junio de 1998 se pudo leer en el Especial ‘Los Reyes de España en Antequera’ cómo fue el traslado y colocación de la estatua de Pedro Espinosa: “A las 1 de la tarde de sábado, la efigie de Espinosa salió de Santa María, para subir a su pedestal, con la ayuda de Grúas Rubio, operarios municipales y la supervisión del concejal José Cobos y del alcalde de Antequera, Jesús Romero”

Cuando el reloj marcaba las 13,47 horas, se consiguió colocar el monumento, tras tres intentos fallidos. Esculpida en bronce por su autor José Manuel Patricio Toro conforma uno de los homenajes más sentidos de la ciudad al ilustre poeta.
 
Se recuerda en la ciudad cómo los picapedreros municipales aceleraron sus labores para que todo estuviera a punto para la inauguración durante la visita Real. 

La huella de Pedro Espinosa en Antequera sigue muy presente en la actualidad, siendo el Instituto que lleva su nombre, uno de los principales valedores y difusores  de su legado artístico.

Hoy en día los turistas aprovechan su visita a nuestra ciudad Patrimonio 
Mundial para visitar el pintoresco barrio de Santa María fotografiarse con la estatua de nuestro ilustre Pedro Espinosa. Nunca será tarde para conocerlo. Más información, edición impresa sábado 14 de abril de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).