Antequera tiene el lujo de contar con la sede central de la Fundación Prolibertas, que tiene, además, delegaciones en Algeciras, Córdoba, Madrid y Sevilla. Hablamos con Simeón Martín, secretario de la Fundación, y Soledad Muñoz, responsable de la delegación en Antequera. 
La Fundación se encarga de “trabajar la inserción social y laboral”, explica Muñoz, tanto con presos como con ex reclusos, además de con inmigrantes que llegan a nuestro país y no saben muy bien qué hacer: ahí, en esa orientación, actúa Prolibertas. Martín nos habla de los inicios de una Fundación que surge “del carisma trinitario”, que entre sus reglas está la necesidad de redención, dedicándose desde su fundador, Juan de Mata, “a la liberación de presos”.
 
En el año 2001, “se abrió por primera vez. El primer director fue el padre Andrés y posteriormente cogió la dirección el padre Antonio Aurelio Fernández”. En Antequera hay dos programas diferentes: “Uno es para acogida de personas inmigrantes (Casa Juan de Mata), mayores de edad, y otro programa es para el perfil de personas que vienen de prisión (Casa Juan Gil)”, explica Muñoz.
 
Cada casa de acogida “tiene doce plazas y actualmente estamos por encima, especialmente el programa de inmigrantes, por el tema de los jóvenes tutelados: hay muchos chicos extranjeros que llegan a España siendo menores de edad y cuando alcanzan la mayoría no hay cobertura para todos ellos”.
 
Con esta situación, inician un proyecto nuevo junto a Málaga Acoge y Asociación Mundo Infantil, financiado por Fundación La Caixa y consiste en unos cursos de formación “en el que se da una formación específica y prácticas en empresas”. Por su parte, Simeón Martín recalca que hay situaciones de chicos que cumplen 18 años “y los echan a la calle sin nada, sin cobertura, en una edad sumamente crítica. Cumplen 18 y a la calle, ¿qué haces con esa gente? ”.
 
Si atendemos a los datos que deja la Fundación desde que nació, podremos comprobar su éxito: en Antequera, 181 personas acogidas en total como reclusos o ex presos (804 en toda la Fundación). En el específico para personas inmigrantes, 780 en el programa desarrollado en nuestra ciudad. 
 
La cárcel de Archidona, el siguiente gran reto
En su condición de ayuda al necesitado, Prolibertas va a jugar un papel fundamental en la nueva cárcel de Archidona. “Vamos a ser el referente institucional a la hora de las acogidas. Vamos a recibir la visita de la subdirectora de tratamiento y la trabajadora social que hay ahora mismo”, explica Muñoz. Y es que ambas conocen Prolibertas y saben la gran labor que realizan para la inclusión en la sociedad.
 
De igual forma, Simeón Martín realiza un llamamiento para hacerse voluntario y participar en el nuevo reto de dicha cárcel: “Necesitamos también de voluntariado específico y preparado. De hecho, ya se ha iniciado un curso de formación con un grupo”. Un trabajo que “no es fácil”, porque “primero tienes que conocer la dinámica, tienes que conocer la realidad, toda la circunstancia que hay al preso. Para poder dar una respuesta favorable y real hay que tener una preparación”.
 
Un llamamiento que hacen “a gente que nos pueda dedicar todas las semanas o dos días en semana, a realizar algo fundamental para nosotros, que es talleres dentro de la cárcel para que ellos puedan sentirse más reinsertados”, explica Martín Reiner, de una Fundación que cuenta con más de 30 voluntarios en Antequera y 200 en total. Más información, edición impresa sábado 14 de abril de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).