Una placa recuerda desde el 19 de enero a un vecino ejemplar, amante de la naturaleza, que cuidaba con mimo unos jardines en calle Esperanza, en la confluencia del Barrio de Santiago con La Quinta.

Hablamos de Miguel Villalón Pérez (19 de enero de 1943), cuyo recuerdo queda siempre en la memoria de quienes lo conocieron. Nos cuentan más dos de sus hijas, Pilar y Carmen. Miguel falleció con 73 años, el 22 de agosto de 2016, tras trabajar toda su vida en la agricultura. 
 
Junto a su mujer, Socorro, formaron una gran familia, que sumadas a Pilar y Carmen, fueron: Miguel, Antonio, Rafael, Andrés, Francisco, José, Juan Manuel y Coqui. “Emigró a Alemania varias veces, estuvo allí trabajando también, para sacar adelante a sus diez hijos, una gran familia que formó”, nos relatan sus hijas. Una persona familiar, “de carácter fuerte, pero era muy servicial, amable, respetuoso. Para él la familia era lo primero”.
 
Villalón fue amante de su familia, amigos y de la naturaleza
Además de su familia, su gran pasión era “la poda y los fines de semana se dedicaba a eso”, concretamente, en una zona muy cercana a su casa. Sus hijas nos detallan que “nuestra calle enlaza ahora con La Quinta, pero antes la calle Angustias era sin salida y era un descampado abandonado. Justo hace 13 años mi madre nos dejó y fue un golpe duro para él. Le quedaban dos años para la jubilación y dijo que bastante había pasado en la vida y se jubiló antes de tiempo”.
 
“Ahora han hecho un mirador y justo...”
Sus hijas detallan que “como no se podía estar quieto, vio el descampado aquél y se dedicó a sembrar un olivo, un limonero, rosales, cactus… aquello está precioso. Habría que haberle echado una foto del antes y el después”, ante el cambio que este vecino le dio a la zona, otorgándole una belleza que nunca había tenido.
 
Allí, “ahora han hecho un mirador y justo desde allí se ve la tumba de mi madre. Él se salía a hablar con mi madre y ya se dedicaba a arreglar aquel trozo”, explican sus hijas. Ni siquiera una enfermedad detectada varios años antes de morir, evitaron que estuviese hasta el último segundo cuidando una zona que desde ahora y para siempre llevarán su nombre.
 
Ayuntamiento y vecinos homenajearon a Villalón el 19 de enero, estando presentes el primer teniente de alcalde, José Ramón Carmona, el teniente de alcalde de Medio Ambiente, Juan Álvarez, y la teniente de alcalde de Cooperación Ciudadana, María Dolores Gómez. Más información, edición impresa sábado 3 de marzo de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).