Imprimir
 
Viernes de Dolores de 2014, en la Plazuela de San Agustín, se inauguraba la escultura-homenaje a la Semana Santa de Antequera. Su creador, Pedro Luis Fernández Roales, esculpió en bronce las figuras de un abuelo, vestido de hermanaco con horquilla, cogido de la mano de su nieta, de campanillero de lujo. 
Una remozada plaza acogía ya hace cuatro años el acto de inauguración de la estatua. Intervenieron el escultor, el director territorial de Unicaja, Salvador Navarro y el presidente de la Agrupación de Cofradías. El acto consistió en descubrir la estatua, cubierta con una lona cruda, rodeado de una representación de campanilleros de lujo y de hermanacos de distintas cofradías de Pasión de Antequera. 
El artista, natural de Zamora, realizó la estatua en bronce. En ella, aparece un hermanaco mayor, aludiendo a las familias cofrades, que coge de la mano a un campanillero de lujo, que representa a las nuevas generaciones cofrades. 
“Las figuras se realizaron en el taller que el artista posee en Villanueva de Cauche, teniendo entre otras referencias, fotografías de nuestraos especiales de Semana Santa”. Así lo contaba nuestro director, Antonio Jesús Guerrero, en el especial de Semana Santa del año 2015. 
Tras el trabajo realizado en su taller, se trasladó la obra a Madrid, para su fundición en bronce. El 9 de abril llegó a Antequera, donde permaneció en los Servicios Operativos, hasta que se colocó sobre el pedestal (con el lema: Antequera a su Semana Santa). 
Unicaja, como ya hiciera con la Puerta de Estepa o el monumento a los musulmanes de 1410 en la Plaza del Carmen, ahora financiaba un nuevo monumento. 
La escultura fue centro de las miradas horas antes del inicio de la Semana Santa de 2014. Cuatro años después, sigue siendo motivo de orgullo para Antequera y su gente.