Verónica Pérez: “Manolo era una persona querida por su forma de ser” Imprimir
Escrito por José Antonio Gordo   
Miércoles, 03 de Enero de 2018 10:04

“Era una persona de semblante afable. Inteligente, sabio, responsable, bueno. Admiraba su profesión, era muy exigente, dinámico y una persona muy trabajadora”, así define Verónica Pérez a su marido.
Manuel Varo, popularmente conocido como ‘Varito’, sobrenombre que heredó de su padre Juan Varo Moreno, antiguo concejal del Ayuntamiento de Antequera, desempeñaba a diario la labor de jardinero municipal: “Cuando se construía el Hotel Antequera Golf, él ya diseñaba los jardines exteriores e interiores del mismo, le siguió el Campo de Golf, La Magdalena.... lo que le llevó a ser una persona muy querida y entrañable para todos”, sostiene Verónica.
 
Varo era “una persona alegre, fan incondicional de sus dos hijos, que sentía  verdadera adoración por su familia”, declarado un apasionado de todo lo relacionado con “la naturaleza, aficionado a la caza y la pesca, que disfrutaba con los toros, viendo el fútbol, la fórmula uno y las motos”.
 
Sentía devoción por su profesión, “un trabajador innato”, maestro de la jardinería, con un don que pocas personas atesoran: “De Manolo había una curiosidad a destacar, podía ser el mejor amigo de la persona más influyente y el mejor amigo del más pobre”. 
 
“Manolo no tenía un papel relevante en Antequera. No era una persona pública ni desempeñaba un cargo importante en la ciudad de Antequera. Era un funcionario más del Ayuntamiento, jardinero de profesión. Le gustaba el trabajo que hacía y lo ejercía lo mejor que podía y sabía. Era una persona muy querida por su forma de ser. No hay más”. 
 
Su último trabajo de jardinería fue en la urbanización ‘Las Casas del Golf’, “que lamentablemente no pudo acabar”, ya que un infarto le arrebató la vida un fatídico e inesperado 6 de diciembre de 2015, que cogió  por sorpresa a todos sus familiares y vecinos mas cercanos.
 
Varo, que falleció a la edad de 41 años, estaba casado con Verónica Pérez Jiménez, de 38 años y tenía dos hijos, Rocío y Javier, de 9 y 6 años respectivamente. 
 
Manuel Varo, siempre en  la memoria de la Ciudad  
 
Desde el pasado 6 de diciembre, los jardines ubicados frente a la iglesia del Salvador, llevan su nombre como un pequeño homenaje que la ciudad de Antequera ha querido rendir en su memoria: “Realmente la iniciativa fue de sus vecinos, amigos y hermanos, tal y como demuestran las 1.627 firmas que se hicieron llegar al Ayuntamiento”, apunta Verónica, quien subraya que de no ser por la colaboración del propio Consistorio no hubiese sido posible “hacer realidad lo que querían muchos de sus vecinos”, por eso asegura que estará “infinitamente agradecida a todos los que han hecho posible”.
 
Un antequerano cuyo recuerdo perdurará en la memoria de toda la ciudad de Antequera para el resto de la eternidad. Más información, edición impresa sábado 23 de diciembre de 2017 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).
 
 

 

 

 
 


 
  Retroceder