Estas vacaciones de verano serán recordadas por los antequeranos debido a las obras de remodelación que se están llevando a cabo en la Plaza de San Sebastián y que están generando malestares entre los vecinos de la zona, que esperan terminen y vuelva la normalidad.

El ruido de maquinarias, sumado al polvo y la dificultad de tránsito de vehículos, además de la reducida movilidad debido a la presencia de aceras rotas y de vallas que obstruyen el paso hacen que los residentes de San Sebastián experimenten una situación incómoda. 
 
Aunque las obras tienen aspectos negativos como pueden ser la bajada en las ventas o las quejas por parte de los usuarios, también tienen sus ventajas, ya que la remodelación de la plaza supondrá un reclamo turístico que beneficiará a los comercios, bares y terrazas de toda la zona. 
 
Antonio Bermúdez: “Las obras están repercutiendo en las ventas. Tengo menos”
“Las obras afectan siempre al negocio. La calle está mal, y eso afecta a la carga y descarga de las mercancías”, explica el dueño del quiosco ‘Lucas’.
  A parte del ruido, y el descenso en las ventas Bermúdez también se queja de la presencia de polvo en el ambiente.

Pablo Jaén: “Ahora mismo el alquiler de bicicletas está parado completamente”
“Aunque tenga la puerta cerrada entra polvo y ensucia las bicicletas. Se ha notado que hay menos paso de gente, y con la calle cortada, no  entra ningún cliente a la tienda”. No obstante, el dueño de ‘Antequera Ebike’ cree que “las obras de reforma serán positivas para todos”.
 
Juan Ignacio González: “La gestión de la obra, hasta ahora se está haciendo bien”
“Al organizar el tráfico, los repartos se están haciendo bien. Hasta hoy no he tenido problemas”, explica el dueño de ‘Alimentación Juan Ignacio’. “El personal está colaborando. El encargado me informa de cuando se corta la calle, para que lo indique a los repartidores”.
 
Antonio Rojas: “Al hacer la calle de una sola dirección da menos juego comercial” 
“Se ha notado en las ventas, pero como tenemos otros dos puntos de venta en la Alameda hay clientes que lo saben y van allí”. El dueño de ‘Modas Rojas’ dice que “el personal está trabajando de manera eficiente”, y cree que las obras finalizarán según lo previsto.
 
Juan Pablo Chicón: “Antes la gente venía y se sentaba en la terraza para tomar café”
“Las obras están afectando un poco a la clientela porque no hay la misma gente que venía antes”, explica el dueño del ‘Bar Chicón’. Y añade que “antes venían a la terraza para tomarse el café y se sentaban, ahora al no poder  montar la terraza hay menos gente”. 

Rosario Ramírez: “Tenemos todos los artículos llenos de polvo por las obras”
La dueña de la perfumería ‘La Estrella’ afirma que: “No están gastando cuidado con el polvo. No se está regando el escombro”. “En una obra particular se obliga a que se riegue, pero como son del Ayuntamiento, te tienes que ‘tragar’ el polvo”, explica.