Entramos de lleno en el Centenario de “El Sol de Antequera” y, como no podía ser de otra manera, siempre con la mirada puesta en el tejido de los colectivos y las asociaciones de la ciudad. Con esta serie de reportajes, que se inician ahora, les mostramos la historia, objetivos, pasado, presente y futuro de los colectivos de Antequera. 
 
Comenzamos con la Asociación de Discapacitados Psíquicos de Antequera y de su Comarca (ADIPA), hablando con su presidente, Alfonso Cabello, y con el adjunto a la gerencia, Diego González. Ellos, nos cuentan en las siguientes líneas qué es ADIPA, cuyo objetivo principal es la asistencia, atención y promoción de las personas con discapacidad intelectual.

La Asociación cumplió en el 2016 los 40 años
La Asociación nace “en 1976, que es cuando se comenzó a gestar. En aquel tiempo, las personas con discapacidad intelectual no tenían dónde ser atendidos. Viendo esta necesidad, se juntan unos cuantos padres y autoridades y se hacen unos estatutos. Se comienza con siete niños en un aula de Educación Especial en locales de la iglesia de San Miguel”. 
 
La andadura de ADIPA se inició con apenas una profesora de Educación Especial, aunque inmediatamente se incorporaron nuevos profesionales y el propio Diego González, empezando “a hacer un censo de las personas con discapacidad intelectual en Antequera. Salieron alumnos pequeños para el colegio y otros mayores de 18 a 20 años. Entonces la asociación se plantea qué hacer con esos mayores y ADIPA decide hacer un Centro Ocupacional”.
 
Para comparar la evolución, es destacable que hoy día, en 2017, la Asociación ADIPA tiene “130 trabajadores”, cuando comenzaron con apenas una, atendiendo antes a “siete personas” y ahora “estamos en torno a las 170 personas atendidas diariamente”. 
 
 
 
Con una parte asistencial y otra del Empleo
ADIPA lo conforma un gran grupo que se divide en varias partes, tal y como nos cuenta la Asociación: “Una parte asistencial, que son los chavales que necesitan servicios, que es la Residencia de Gravemente Afectados, los 365 días al año, 35 personas atendidas en nuestra sede de Carretera de Córdoba. Unidad de Día para Gravemente Afectados, que vienen por la mañana y se van por la tarde, para 22 personas. Centro Ocupacional para 100 personas, cuyo objetivo es habilitarlos y formarlos laboralmente para ver si algún día pueden pasar al Centro Especial de Empleo. Y las dos viviendas tuteladas, de Parquesol y La Estación, que son de usuarios del Centro Ocupacional que en vez de irse a su casa de noche, se van a la vivienda tutelada”.
 
Esa es la parte asistencial de ADIPA, la ADIPA del Centro Especial de Empleo, que es “una empresa protegida por la administración. Las personas que allí trabajan tienen una minusvalía reconocida, el 80 por ciento la tienen y reciben ayuda de la administración. Un 20 por ciento son sin minusvalía: monitores, conductores...”.
 
 
 
El incendio que arrasó su nave de Carretera Córdoba
Su sede principal se encuentra el Carretera de Córdoba y desde El Sol de Antequera les hemos ido contando cada uno de sus proyectos. Con total seguridad, la noticia más complicada fue la de aquella edición del sábado 1 de junio de 2002. En portada, un titular: “ADIPA, destruida por un incendio”.
 
Diego González nos cuenta, casi emocionado, aquellos malos momentos: “Era viernes por la tarde. Nosotros ya recogíamos papel y cartón y teníamos un almacén allí. No sabemos cómo, porque aquello nunca se supo, en un momento determinado sobre las tres de la tarde empezó a arder y la suerte fue que pudimos evacuar satisfactoriamente a 86 personas y sin ninguna desgracia”.
 
El incendio empezó a arder “muy lentamente, como todos los incendios. Llamamos a los bomberos, pero se propagó muy rápido, aunque pudimos salir de allí”. Entre los daños, la cesión de la estructura de parte del edificio”. Antequera “se volcó totalmente, hubo gente que nos ofreció hoteles, pisos... porque teníamos que seguir atendiendo a estas personas”. Ahora, pasado el tiempo y volviendo a la normalidad, ADIPA mira más que nunca a su futuro.

El proyecto estrella: la residencia para adultos
Del futuro, el presidente de la Asociación, Alfonso Cabello, nos habla del edificio anexo al central en Carretera de Córdoba: “Estamos ahora precisamente acabando un edificio de usos múltiples que va a albergar las oficinas de ADIPA, un salón de actos con todas las instalaciones preparadas para que esté actualizado en todos sus detalles, aula de formación...”. Está prácticamente terminado, a la espera del mobiliario, “para que en octubre o noviembre empiece a funcionar”.
 
 Otro proyecto, “es la construcción de una Residencia para Adultos Ligeros, que se está construyendo en Parquesol. Está pensada para albergar a 32 usuarios y se espera que con la ayuda de todo el mundo, podamos también ver terminada esta residencia que es muy necesaria para todas aquellas personas que van llegando a una edad determinada y necesitan una residencia”. 
 
Una progresión fascinante con más de 40 años de historia, que hace mejor la vida de muchas personas. Más información, edición impresa sábado 12 de agosto de 2017 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).