Los decenios de los 80 y 90 supusieron para nuestra ciudad una explosión de alternativas de ocio muy interesantes en la que no solo los antequeranos, sino el público de la Comarca y de muchas provincias elegían Antequera como lugar idóneo para divertirse a través de numerosos locales y discotecas que en aquél entonces existían. 

Uno de los referentes fue Discoteca Triángulo regentada por los hermanos Podadera: Antonio, Sebastián y Manolo. Precisamente con Antonio hablamos de los comienzos y de todas aquellas maravillosas historias, que forman parte del recuerdo de muchos que lo vivieron, y que el próximo mes de mayo cumpliría su 34 aniversario de su apertura. 

El montar una discoteca nunca ha sido fácil y mucho menos en nuestra ciudad y los comienzos siempre son difíciles. Sobre cómo surgió la idea de Discoteca Triangulo Antonio Podadera nos explica: “Surgió ante la demanda del público ya que en aquél entonces sólo había en Antequera dos discotecas: TopKapi y Rockefella y la gente necesitaba algo más moderno, más de la época, más nuevo. Nosotros como teníamos la referencia del Manolo y de varias terrazas que cogimos, surgió la idea de montarla junto a un socio que era ingeniero técnico de discotecas, José Gómez López. Me puse de acuerdo con dos hermanos míos, Sebastián y Manolo; nos reunimos los cuatro, pero le pusimos el nombre de Triángulo por los tres hermanos, ya que el otro socio no trabajaba allí, tan sólo puso la idea y el montaje de la discoteca”.
 
Ubicada en calle Bombeo junto donde se encuentra en la actualidad Mesón La Bombonera, no todos al principio veían con buenos ojos su apertura: “En un principio ante la imposibilidad de montarla porque había 27 vecinos en contra de que aquello se abriera. Nosotros viendo todas las leyes que había que cumplir se llegó a hacer y terminó abriéndose. Fueron 8 años, desde el 31 de mayo de 1983 hasta abril de 1991, que estuvo Triángulo abierto luchando con los vecinos”. 
 
Cuando Discoteca Triángulo abrió sus puertas, el público se dio cuenta de que era diferente. Sobre la clave del éxito de Triángulo, Antonio asegura:“Era un conjunto de cosas: la plantilla del personal que teníamos, con 15 personas  perfectamente escogidas, desde el disc jockey hasta el portero y último camarero e incluso la limpiadora. Era un equipo de verdad de los que nunca ha tenido, inmejorable”.
 
 
 
En cuanto a las actividades que se desarrollaban: “Había maratones de música en vivo a los que acudían grupos de Málaga, Marbella, Sevilla… otros que se hicieron luego famosos como ‘La Guardia del Cardenal Richelieu’ hoy ‘La Guardia’ que quedó segunda en uno de los maratones. También tuvimos otras actuaciones como la del ‘Dúo Sacapuntas’, Paco Gandía...  Además, de la cantidad de fiestas que nos inventábamos y que al concursos de beber cerveza, la fiesta de la corbata donde se premiaba la corbata más original o más grande, o la del ‘tonillo erótico’ donde se relacionaba todo el mundo… los carnavales que los potenciamos nosotros”.
 
El triste cierre de Discoteca Triángulo
El cierre de 'Triángulo' supuso un jarro de agua fría para todos los que habían disfrutado de sus ambiente durante 8 años: “En realidad cerré porque me quedé casi solo, porque hubo una pequeña etapa de crisis económica, respecto al socio que teníamos que solicitó un crédito que nosotros avalamos y no lo pagó, quedando una cantidad importante de dinero. Entre eso y que había que volver a pagar la discoteca que costó 42.000.000 millones de pesetas de inversión que se pagaron en 4 años. Se juntó también que llevaba 8 años luchando con los vecinos, me estaban cerrando puertas por todos los lados y los socios nos separamos… Estaba un poco cansado, me divertía con aquellos, pero también empezaron en esos años las competencias, surgió Caracho y otras terrazas y por ello decidí cerrarla”. Un sueño hecho realidad para muchos que solo queda para el recuerdo y con la esperanza que algún día podamos disfrutar de algo parecido... aunque no será lo mismo.