La Asociación del Comercio e Industrias de Antequera se fundó el 19 de abril de 1985. Desde entonces, con más o menos fortuna, con más o menos fuerza, defiende los intereses de los comerciantes e industriales antequeranos, buscando la unión entre ellos y, a partir de esa unión, su desarrollo, su prosperidad, en busca de hacer de Antequera una ciudad cuyo comercio e industrias se conviertan en lo que fueron siempre, referencia para toda la Comarca.

Aunque decimos que se fundó en abril de 1985, fecha en que fue presentada a los medios informativos y a entidades como la Asociación de Amas de Casa, tras visitas previas de presentación al Ayuntamiento y a la Caja de Ahorros de Antequera, las auténticas raíces hay que buscarlas en el siglo XIX y principios del XX, cuando se constituían "gremios" a los que se asociaban fabricantes de mantas, curtidores y otros. Ellos comprendieron ya la importancia de estar unidos para defender sus intereses y establecieron las bases de algo que se recuperó en el citado 1985, cuando en los jardines de "Chaplin" lo presentaban Gustavo Miranda, Román Mejías, Antonio Ramírez, Egberto Schoendorff y otros comerciantes.

Entre el 22 y el 29 de junio del mismo 1985, se celebró la Campaña de elección de Junta directiva, que tuvo lugar en los salones de la Casa de la Cultura, por calle Mesones. Salió elegido presidente Gustavo Miranda Rojas, vicepresidente Antonio Benítez Cabrera, tesorero Egberto Schoendorff Ximénez, secretario Román Mejías Díaz y vocales Antonio Carmona González, Joaquín López López, José Cárdenas Cuenca, José Gómez Gómez, José Pérez Espada, José Campos Alcalá, Antonio Varo Martín y Antonio Cámara Muñoz, representando a los diversos gremios profesionales de la ciudad. El objetivo primordial era tratar de captar socios, que por su número dieran fuerza y sentido a la Asociación, a todos los niveles.

 

En noviembre de 1986, se incorporan a la directiva José María González y José María del Pino, se anuncian planes y el 29 de noviembre publicamos el primer anuncio de una campaña conjunta de cara a la próxima Navidad. En mayo de 1987, se hace otra campaña, en la que se recomienda a los antequeranos y comarcanos que "Hoy por hoy, hacer sus compras en Antequera, es un privilegio. Úselo". Y sigue una relación de las distintas especializaciones de los comercios e industrias locales "profesionales de buenos servicios. Úsenos". Ese mismo año se pone en marcha la segunda campaña de Navidad, tras que en el mes de diciembre se celebrara la tercera asamblea de la ACIA, según recogíamos en nuestro periódico, socio y colaborador desde siempre con la Asociación, "con un elevado número de participantes y presencia de todas las actividades profesionales, para cambiar impresiones sobre la problemática del momento".

Se crea una gestora para visitar al Alcalde y al director general de la Caja de Antequera, gestora que forman Rafael Gómez, por Alimentación; Román Mejías, por Bazar-Menaje; Amable Morán, por Calzados; José María y Juan Carlos del Pino, por Confecciones y Tejidos; Juan Romero, por Electrodomésticos; Manuel Morente, por Ferreterías; Isabel Pérez Avilés, por Mantecados; Mateo Almeda, por Joyería; Gustavo Miranda, por Moda Hogar-Novias; Bartolomé Sánchez, por Muebles. Todos ellos piden el apoyo municipal para hacer más fuerte y dotar de la mayor representación a la Asociación.

 

 

En enero de 1988, publican en "El Sol", una contraportada en la que invitan a los comerciantes a asociarse… tarea por cierto bien difícil, por el sempiterno individualismo y desconfianza de los antequeranos. El 8 de febrero, visitan al director general de la Caja, José Gemas. Acuden Gustavo Miranda, José María del Pino, Juan Romero, Bartolomé Sánchez, Manuel Morente, Joaquín López, Amadeo Morán y Pedro Molina. Como se ve, hay nuevas incorporaciones a la gestora inicial. En la Caja exponen sus planes y piden ayuda, a lo que José Gemas, responde asegurando que mantendrán su apoyo de siempre, recomendándoles a ellos y a todos los comerciantes asociados o no asociados, que era necesario construir y no destruir; aprovechar las muchas ventajas que la unión de todos ofrecía, y exponiendo algunos planes que podrían beneficiar al comercio, como la creación de una tarjeta que compitiera con la que en Málaga daban grandes almacenes, etcétera… La comisión nos dijo salir "entusiasmada", intensificando la campaña para la captación de socios.

El 4 de junio el mismo 1988, Gustavo Miranda hace unas declaraciones a nuestro periódico, en las que insiste en algo que pedía desde mucho tiempo atrás: "Es necesaria una Asociación fuerte que agrupe a TODOS los comercios. Tenemos la obligación de mejorar este sector de la vida de nuestra ciudad y que ésta ofrezca una imagen más atractiva como núcleo comercial industrial". En la misma entrevista, José María del Pino, nos dice que van a visitar comercio a comercio, por primera vez en la historia. Juan Romero, por su parte, nos indica que "Necesitamos una Asociación grande para tener más peso ante los organismos y entidades".

(Continuará)

Este fin de semana se celebra el Día de los Enamorados, que el calendario nos ha llevado este año a tenerlo los mismos días que el Carnaval. Los restaurantes, floristerías, tiendas de regalos... centran desde ayer viernes y hasta mañana domingo día 14, los días del amor.

El Sol de Antequera reproduce en estas páginas una selección de los mensajes recibidos por nuestros lectores, que como novedad, desde ayer viernes se emiten por ATQ Radio a través de www.elsoldeantequera.com y www.atqradio.tv en un programa especial a las 10,30 y 18,30 horas todos los días que proseguirá hasta la próxima semana.

Hablar de los Enamorados en Antequera es referirse a Tello y Tagzona, los Amantes de la Peña de los Enamorados. No viene mal recordar su leyenda, ni tampoco que la tengamos presentes entre los enamorados, para que su amor, su leyenda, su magia, siga presente siglos después. Pues vayamos a ello.

Era Antequera límite fronterizo de la España cristiana con la musulmana en la Edad Media. Un joven cristiano, Tello, cae prisionero en una localidad próxima. La hija del mandatario moro de esa localidad, Tagzona, va por curiosidad a los calabozos en los que se encuentra con el apuesto guerrero. Ambos, de una sola mirada casi única, caen enamorados y deciden fugarse, ya que por aquellos siglos, no se les permitía contraer matrimonio a parejas de distintas creencias.

Aunque escapan de la cárcel, son descubiertos por los guardias que, con el padre de Tagzona al frente, salen a su captura. El desafío se va perdiendo, los moros se acercan. Llegan a un peñón en las cercanías de la ciudad de Antequera, decidiendo subir por él. Ya en todo lo alto, los arqueros del padre musulmán apuntan a los jóvenes. Ambos se miran, se cogen de la mano, y se colocan al filo de la cima. No tenían escapatoria: rendirse, ser capturados y separados. Pero no; Tello y Tagzona, unidos por sus brazos, vuelven a mirarse fijamente y se despeñan, saltando al vacío.

 

Prueba clara en la que se demuestra que el amor no tiene límites, ni los de las creencias ni las imposiciones familiares. Este desamor les sonará porque en el fondo es similar al Romeo y Julieta de William Shakespeare, pero de mucho antes, ya que el descubridor Cristóbal Colón, en su diario de a bordo en su viaje a América, cita que encontró un peñón "similar al de los Enamorados de Antequera".

 

Tras refrescar una de nuestras leyendas más conocidas, procedamos a reproducir algunos de los mensajes recibidos:

De J. para Sol

Mi princesa eres de las mejores personas que conozco y me siento el hombre más afortunado por tener a mi lado a la mejor amiga del mundo. Te lo he dicho muchas veces pero es la verdad y no me canso de decirte que tienen mucha suerte las personas que te tienen a su lado todos los dias, eres maravillosa. Espero que nunca te olvides de mí. Y que sepas que has ocupado un huequecito muy grande en mi corazón y que pase lo que pase siempre te voy a querer. Gracias por ser como eres y por estar ahí cuando más lo necesito y sobre todo gracias por existir. El día que naciste el sol se entristeció, al ver que nacía otro con más resplandor. ¡UN BESAZO WAPETONA!

 

J.L.

 

 

A mi Ani

¿Qué sería de mí sin ti?

La vida es corta,

vamos a aprovechar el tiempo

TE QUIERO, ANI

 

FRANCISCO GONZÁLEZ

 

 

 

Nuestro primer día de los Enamorados contigo

Éste es, mi @, nuestro primer día de enamorados juntos, por eso quiero decirte desde aquí lo mucho que te quiero y deseo estar contigo aunque haya gente que no le parezca bien.

Feliz día de los enamorados y que nuestro amor sea ETERNO.

Para mi @. Zapa... de Kimera.

 

ZAPA DE KIMERA

 

 

Feliz San Valentín

Feliz San Valentín a mis 3 niñas. Os quiero.

SeTF

 

 

De tu Raulito

No hay excusas para mí,

todo me gustó de ti.

Sé que estás echa para mí.

Cómo te puedo decir,

que te Quiero a morir.

 

"Te Quiero más

Que la trucha al trucho

y más Que la tinta al calamar’’

 

RAÚL GONZÁLEZ

 

Para mi niña, mi Pepona

Ji, ji, ji, te lo he dicho, Pepona, pero nadie sabe que eres tú. No te importe que estés embarazada y que peses unos kilos de más. No estás g..., como te molesta que te digan, estás con kilos de amor de más. Ese hijo que tienes en tus entrañas, es fruto de nuestro amor. Así que, Pepona mía, prepárate y vístete que hoy te voy a llevar a comer fuera.

Tu Miki

 

 

Para I.F.G.

Hoy te escribo para decirte todo lo que significas para mí. Te quiero, eres la esperanza en mi vida, tras haber pasado malos momentos. Espero que envejezcamos juntos y estemos muchos, muchos, muchos Días de San Valentín. Espero que te haya gustado la sorpresita de anoche.

 

CARMEN

 

 

A mi vida

Hoy es un día muy especial, sabes que se me da mal escribir, pero como sé que te gusta presumir de mí, allá voy.

Eres la alegría de todos los días de mi vida, eres la persona que me ayuda al día a día, eres preciosa, eres lo mejor que me ha pasado. Y, por fin, nos casaremos en este año. Te quiero, mi amorcito.

Ah, ya sabes, aunque nos casemos, seguiremos igual de locos y los domingos, veremos el fútbol con mis amigos. Ja, je, je.

 

JUAN F.

 

Para mi Cupido

Siempre me sorprendes con un ramo de flores, con una cena, con unos versos... Pero este año soy yo quien te va a sorprender. Tú siempre, a mediodía, tras comer con nuestros padres, lees estas páginas, sobre todo el Día de los Enamorados, y dices eso de "¡Mira, mi amigo Juan ha escrito a su mujer, eso sí que es un tío!, pero ¡hasta Paqui, la mujer de Pedro, le escribe al marido!". Y luego te jactas con mi padre de todo ello.

Así que este año, cuando estés tomando café, me leerás estas palabras porque tú haces que mi vida sea más sencilla. Ojalá el año que viene, podramos habñar de nuestros hijos, si el tratamiento va bien. ¡Te quiero una barbaridad, Cupido mío!

TU SOFI