24 de enero. Aquella noche parecía como otra cualquiera. Inmaculada, de 29 años, y su hija, de 9, llevaban apenas dos días viviendo en su nueva vivienda de alquiler, situada en calle Trasierras. Como compañeros, varias cajas con recuerdos sin desembalar aún y una amiga, Nadia, de 20 años, que también quiso pasar el día con ellas.
 
El próximo sábado 10 de febrero tendrá lugar el Carnaval de la ciudad. Ese día en el que vecinos y visitantes juegan con la permisividad, el descontrol y la relajación de las prohibiciones.