El verano es época de descanso y vacaciones para muchos pero también se convierte en tiempo de estudio, trabajos y deberes para otros. Desde los más pequeños que acuden a realizar sus primeros préstamos de libros, pasando por jóvenes estudiantes, opositores o usuarios que simplemente pretenden pasar un agradable rato de lectura. 

El tercer aniversario como Patrimonio Mundial comenzó este jueves por la noche en el Paseo Real, donde se inauguró la “Food Truck” (camión de comida) Patrimonio Mundial, donde varios puntos de hostelería de la ciudad ofrecen platos realizados en furgonetas de carretera.