Antequera se distingue por un sinfín de rincones históricos y especiales. Entre ellos sobresale sin duda el Paseo Real y La Negrita. Ambos han conformado un espacio único, entre la cultura y el ocio, situado junto a la Plaza Castilla y la Barriada de Parquesol.

Ser declarado Patrimonio Mundial es una distinción que ha marcado un antes y un después en Antequera. Para llegar a tal reconocimiento se ha realizado un gran trabajo dentro de un proceso muy largo que ya nunca tendrá fin.