Una costumbre arraigada en nuestra ciudad es la fiesta de San Blas, patrón de enfermos de garganta, que cada 3 de febrero recordamos su festividad.

La noche antes, sacerdotes visitan panaderías y establecimientos de comestibles para bendecirlas (como el caso de Alimentación Juan Ignacio) y al día siguiente, su festividad, se bendicen tras las misas, como en San Sebastián ante su retablo. 
 
Imagen de la que es camarera María Dolores Gálvez Romero, desde que su marido, el recordado alcalde José María González, enfermó precisamente en la garganta hace 40 años. Más información, edición impresa sábado 10 de febrero de 2018 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).