Uno de los quioscos más visitados por los antequeranos, concretamente el de Belén Higueras Moreno de Avenida de la Legión, cierra sus puertas por jubilación para dar paso a nuevos propietarios.

Tras 23 años Belén y su marido José Prados Sánchez se quedan con “la satisfacción de haber tenido unos muy buenos clientes y haberlo hecho bien todos estos años y por ello estamos tranquilos”. Ahora sólo queda descansar y disfrutar. Según José Prados: “Ahora queremos disfrutar de nuestros nietos y pasar tiempo juntos. A mí me gusta mucho la pesca y pasear. Pero en definitiva, queremos estar tranquilos y pasarlo lo mejor posible”.