La Diputación de Málaga ha celebrado este viernes 26 de abril el Día de Málaga con una gala en la que se reconoce a personas e instituciones que contribuyen con su trabajo al desarrollo de la provincia, destacando la Distinción de Honor a título póstumo al bombero antequerano José Gil Gutiérrez, que perdió la vida en acto de servicio en las inundaciones de Campillos en el pasado mes de octubre.

 

 

Su viuda, Trinidad Antúnez y su hermano, Daniel Gil, han recibido el pergamino y Escudo de Oro en su memoria de la mano de Francisco Salado, María Gámez y Patricia Navarro. El acto, celebrado en la iglesia Nuestra Señora del Rosario de La Cala del Moral (Rincón de la Victoria) ha contado con la intervención del presidente de la Diputación y alcalde de Rincón de la Victoria, Francisco Salado; la subdelegada en Málaga del Gobierno de España, María Gámez; y la delegada en Málaga del Gobierno andaluz, Patricia Navarro.

 

También ha acudido una amplia representación de alcaldes, portavoces y concejales de los municipios de la provincia, y la periodista Rocío Luque ha sido la encargada de conducir la gala. En la presente edición se ha reconocido también el papel en la sociedad malagueña del cómico Manuel Sarria, del fundador de Acotral (con sede en Antequera), Domingo de Torres, de la Fundación Harena y del karateca Damián Quintero. 

 

Francisco Salado, en su intervención, ha repasado los desafíos de la provincia, y considera que una de las asignaturas pendientes de Málaga es mirar al mar. Ha señalado que, tras casi terminar el proyecto de la Senda Litoral, “lo que parecía un sueño imposible”, el siguiente paso es la puesta en marcha de la Senda Azul, para poner en valor la riqueza submarina de la provincia, protegiendo e investigando los yacimientos arqueológicos, creando arrecifes artificiales, hundiendo pecios… para proteger la flora y fauna marina y para crear nuevas actividades náuticas, deportivas y turísticas.

 

Salado se ha referido, así mismo, “al mayor desafío al que se enfrenta el interior de la provincia, el despoblamiento”, incidiendo en que la Diputación de Málaga ha presentado esta semana un ambicioso plan de comunicaciones para mejorar la movilidad de más de 40 pueblos pequeños de nuestra provincia y para reducir los tiempos de acceso a hospitales, colegios, centros de trabajo y ocio, a la costa y a las cabeceras de comarca.

 

Por otra parte, Salado ha afirmado que la provincia de Málaga está mucho mejor preparada que hace ocho años cuando el actual equipo de gobierno llegó a la institución en “plena tempestad de la terrible crisis económica”, pero que “no hay que caer en la autocomplacencia y por ello hay que seguir apostando por la formación de los jóvenes y la creación de empleo de calidad”, ha precisado, con planes como el de Primera Oportunidad de la Diputación, de la mano de la UMA y de las empresas locales.

 

También, ha añadido que conseguir una industria agroalimentaria potente, innovadora y exportadora con ‘Sabor a Málaga’ al frente "es otro de los objetivos que se están alcanzando poco a poco". Por último, ha defendido el consenso y la capacidad de negociación y de llegar a acuerdos, algo “de lo que la Diputación de Málaga es un referente”, por lo que ha dado las gracias a los partidos políticos con representación en la institución provincial. El presidente de la Diputación de Málaga también ha recordado a Manuel Alcántara, fallecido la semana pasada. Más información, edición impresa sábado 27 de abril de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).