Hace unos días, tras el visionado de la última del tío Cruise, “La Momia”, me asaltaron imágenes del recuerdo de una de las películas que marcaron mi infancia, “Una pandilla alucinante” (1987). Su director Fred Dekker amante del género de terror, supo articular perfectamente las características de los clásicos personajes de terror de la Universal, adaptándolos a la edad del público a la que iba dirigida la película. 
 
Ríase usted de la panda de “Eclipse” y otras memeses al estilo. “Una pandilla alucinante” es una entretenida película con todos los añadidos necesarios y guiños al mundo del terror clásico. Drácula posee el aspecto del Bela Lugosi de los años 30, la momia tiene el aspecto que marcó al genial Karloff, y nada que decir de la criatura del pantano. Así podríamos seguir en determinados detalles que la convierten en clásico con un respeto enorme a las fuentes de las que bebe. 
 
¿Quién no hubiese corrido esa terrorífica aventura? Espero que el proyecto “Dark Universal” nos ofrezca momentos como mínimo de entretenimiento. En su baúl tiene bien guardados sus personajes, espero vaya abriéndolo cual caja de Pandora. Deseoso de ver a unos personajes míticos del terror tratados con el respeto y el cariño que merecen. Si por ellos fuesen, más de un mal rato hubiese pasado algún que otro guionista de tercera. Más miedo da estos últimos que nuestros entrañables “monsters”.