Aprovechando el tirón futbolero del momento, nos viene como anillo al dedo, recordar una de las películas más entretenidas teniendo como telón de fondo este juego que paraliza familias, trabajos, países,… yo creo que en determinados encuentros el planeta deja de rotar. El caso es que John Huston, en 1981, filmó “Victory” (“Evasión o victoria”) con un elenco de artistas internacionales entre los cuales se encontraban figuras futbolísticas del momento, como Pelé y otros tantos que a parte de intervenir con papeles determinados, hacían de dobles de interpretes como Michael Caine o SylvesterStallone. 

La trama se encuentra inspirada en un hecho real acontecido a comienzos de los años cuarenta, aunque la película obvia y reescribe la verdadera historia, Huston nos ofrece como siempre un entretenimiento con buen pulso que engancha desde un comienzo, haciéndonos empatizar con sus protagonistas. La cinta nos recuerda la magistral “La gran evasión” e incluso planteamientos de tramas y personajes. No obstante la película sería copiada en determinados momentos por otras cintas de deportes diferentes, intentando alcanzar aquellos momentos magistrales, como el emotivo final que ha pasado a la historia de la cinematografía moderna. 

Si no fuera poca la intervención de Huston, tenemos a Bill Conti como compositor y a Gerry Fisher, nombres que han aportado todo un universo al cine ochentero. Hoy en día pocas películas suelen entretener como “Victory”. Sin apenas interesarte el deporte del fútbol, uno permanece pegado a la pantalla hasta que eufóricosnos mezclamos entre los aficionados del encuentro final para arropar a los intérpretes de la trama como héroes de la resistencia. Quizá haya sido uno de los pocos partidos que he seguido hasta el pitido final.