“Me habéis robado mis sueños y mi infancia con vuestras palabras vacías, y aun así soy una de las afortunadas. La gente sufre, muere, y ecosistemas enteros están colapsando. Estamos al principio de una extinción masiva, y todo de lo que podéis hablar es de dinero y de cuentos de hadas de eterno crecimiento económico. ¿Cómo os atrevéis?... ”Si nos falláis, no os lo vamos a perdonar”.

 

Con estas duras palabras se expresaba este lunes la joven activista sueca Greta Thunberg en la Cumbre de Acción Climática que ha reunido a numerosos líderes mundiales y a los que ha exigido una enérgica y pronta actuación ante el cambio climático que tanto daño hace ya en muchos países.Ayer viernes muchos jóvenes de numerosos países se manifestaron para que todos los dirigentes de cualquier estamento adopten cuantas medidas sean  necesarias para que pueda frenarse esta inminente catástrofe capaz de aniquilar la esperanza de vida en un planeta en el que todo guarda relación con lo demás  y que está  cada vez más hastiado por el comportamiento del ser humano.

 

Tragedia sobre tragedia en el inicio de los  informativos y una Tierra que se rebela a golpe de descontrolada catástrofe afectando apersonas y otros seres vivos que por lo general son los menos culpables. En el devenir, un serio compromiso con la naturaleza, con nosotros mismos y con aquellos que nos seguirán, pero  que no debería quedar únicamente en vanas palabras y en falsos golpes de pecho. El cielo es azul porque lo vemos y sería muy triste que nuestros nietos lo conocieran de ese color solo por los libros de historia o por una página web. Mañana ya es tarde probablemente, pero no tan tarde como para evitar dañar aún más nuestro entorno.

 

También Antequera tiene sus retos en el respeto y cuidado de su medio ambiente. Da mucha tristeza pasear por el campo y ver como personas desaprensivas han vaciado escombros y restos de todo tipo en un bello paisaje. Se hace necesario exigir compromiso y recursos  a quienes la dirigen, pero también llegaremos a mejor puerto si este compromiso se asume desde el  propio hogar, la escuela y los medios de comunicación.Satisface mucho ver como Greta Thunbergy tantos otros jóvenes empiezan a tomar conciencia de lo que se nos viene encima, pero no hay que olvidar que uno de sus principales retos está también en hacer ver entre ellos mismos que deben asumir el firme compromiso de mantener y respetar cualquier entorno, sin querer referirme únicamente a los restos de cualquier botellón…Puede resultar paradójico pero cómo olvidar en estos días a Tagore cuando decía que “este planeta nuestro es tan maravilloso que no dejamos de insultarlo y como respuesta, siempre nos devuelve flores…”.