Nos traen las lecturas de este domingo 22 del tiempo ordinario unas palabras del Jesús, que siempre, al oírlas, nos dan ganas de salir corriendo o mirar para otro lado. Incluso con la experiencia de tantos siglos y de tantas almas santas que nos han dado su testimonio, cuando las oímos para aplicárnoslas personalmente producen rechazo.