La semana pasada la Palabra hablaba de la esperanza. Hoy, último domingo del Año Litúrgico, el evangelio presenta cual ha de ser el compromiso de nuestra esperanza. Y lo presenta con la solemnidad de un juicio, el Juicio Final: