El Evangelio de hoy nos habla del perdón. Pero el perdón no es fácil de entender. Ni Pedro que está oyendo a Jesús lo entiende del todo. Por lo que se admira de lo que dice su Maestro. (¡Ay, si fuésemos capaces de admirarnos ante la Palabra de Dios!) .