El primer día de noviembre celebra la Iglesia la solemnidad de Todos los Santos, fiesta que nos quiere acercar al recuerdo de nuestros seres queridos. En estos días los cementerios se llenan de recuerdos y oraciones por nuestros seres queridos que allí descansan. Por que cuando nos acercamos a un camposanto y miramos hacia cualquier lado, a mí siempre me aparece una certeza: ¿hemos pensado alguna vez que, detrás de cada lápida de nuestros cementerios lo que hay es una gran historia de amor, una existencia entregada?