Bien podríamos empezar esta semana nuestra reflexión evangélica reconociendo lo difícil que resulta la convivencia con los demás. Cuántas discusiones habremos tenido este verano en nuestras reuniones familiares. La experiencia nos dice lo difícil que es vivir rodeado de los demás.