Hace mucho tiempo que oí hablar de unas cuevas, unos hipogeos, una necrópolis que se encuentra en una zona limítrofe con Villanueva de Algaidas, un enclave conocido como la loma del Viento, donde los almendros en flor sobresalen de entre un mar de olivos. Aquel “Campo Santo” de la Edad del Cobre se le conoce como la Necrópolis del Alcaide y es una de las mejores necrópolis de este tipo de toda la Península Ibérica y la tenemos aquí en Antequera.