No sé si se habrán dado cuenta o es mi apreciación personal, que con el tiempo todo, a causa de la crisis del dichoso coronavirus, se está volviendo todo por norma un tanto atípico. Si miran alrededor, todo es atípico. Solo hay que echar un vistazo al 2020... pero en 2021 vamos por el mismo camino, ya que hemos comenzado con unos Reyes Magos que hablan a los niños con mascarilla y con una distancia de seguridad. 

Pero todo eso no les ha mermado la ilusión y ganas de recibir esos juguetes que con tanto nerviosismo reciben en la mañana del 6 de enero. Aún recuerdo con cariño cómo eran mis regalos cuando era pequeño y cómo los recibía, siempre encima del sofá del salón de mi casa, algunos todavía los conservo. Recordando todo esto, es hora de desempolvar la nostalgia de los juguetes que vieron crecer a esa generación tanto de niños como de niñas. El Super CinExin, los primeros Pin y Pon, la muñeca Chabel, las Nancy, las Barbie, el Exin Basket, el Auto Cross, el TENTE, el castillo de Grayskull y el barco pirata de Playmobil, los Airgam Boys (competencia direta de los clicks de Famobil), los Monta-man, que venían en sobres de papel y eran figuritas de plástico que se montaban; la franquicia de juguetes de los comics y serie de dibujos ‘Masters del universo’, aquellos mini pianos con las notas en las teclas, los famosos juguetes de bolsillo de Geyper como aquellos de Fórmula 1, las pistolas de pistones, el Telesketch, el Conecta 4, las simples pero divertidas pistolas de agua (nos conformábamos con poco), los trapecistas de plástico con figuras como un mono, un payaso, personajes de famosos dibujos o los famosos juguetes que popularizaron el dúo musical de Enrique y Ana con el Hula-Hop o el Disco Chino con los que jugabas mientras cantabas. En fin, da igual que los tuvieras todos o no, pero seguro que forman parte de tu añorada infancia.