Como ya es conocido por todos, debido a la crisis nacional producida por el virus Covid-19 y por el estado de alerta instaurado en España, la gran mayoría de la población se visto obligada a permanecer en sus hogares de forma permanente. Este estado de confinamiento no es deseado por nadie, pero realmente constituye una medida muy efectiva para luchar contra la propagación de esta pandemia mundial. Debemos de tener muy claro que no existe una fecha concreta final del confinamiento, según sea la evolución se podría demorar algunas semanas más. No pensemos en fechas concretas porque si luego se demorara en el tiempo el fin del confinamiento nos podríamos desilusionar y deprimir aun más.


Durante las semanas que dure este confinamiento es muy recomendable que mantengamos algunas rutinas diarias inamovibles. En este sentido, es muy buena idea hacer un pequeño horario que recoja las diferentes labores a realizar a lo largo del día ordenadas por horas: despertarse, desayunar, aseo, limpieza del hogar, cocinar, etcétera. De igual manera, deberíamos realizar una lista de la compra acumulativa, de esta manera saldremos lo menos posible a realizar la compra al supermercado. Si es posible tendríamos que salir solo un día a la semana para hacer la compra e ir cambiando cada semana el día que realizamos dicha salida. Tampoco es mala idea que dejemos reservado algún momento del día para realizar alguna actividad que ya hiciéramos en casa antes del confinamiento. La idea es buscar un rato que nos relaje, que disfrutemos, que nos evada en cierta medida del confinamiento en el que estamos inmersos. Así por ejemplo, podemos leer un libro, ver una serie o una película, pintar, escuchar música… de manera regular.


Por otro lado, es muy importante que mantengamos conversaciones telefónicas periódicas con los familiares y los amigos más cercanos. Incluso si fuera posible y aprovechando las nuevas tecnologías podríamos realizar video-llamadas a menudo para no perder el contacto con las personas con las que habitualmente nos relacionamos. De igual manera, es necesario limitar el uso del teléfono móvil ya que se puede convertir en una auténtica esclavitud.

Por último, es importante mantenerse bien informado, se calcula que prácticamente la mitad de la información que circula por las redes sociales es errónea, no es precisa, está exagerada a propósito o simplemente son bulos y mentiras. Busquemos la información en fuentes fiables y no nos creamos todo lo nos llegue a través de las redes sociales. Nuestro periódico puede ser muy buena elección para mantenernos bien informados.