La depresión es una alteración del estado de ánimo de una persona que se caracteriza por presentar sentimientos negativos, tristeza, frustración, melancolía y una infelicidad muy palpable que le impide llevar una vida normal. La depresión es un trastorno que realmente puede presentarse a cualquier edad, aunque es mas frecuente en adultos. Puede ocurrir en situaciones muy diversas, así por ejemplo se puede sufrir una depresión tras la pérdida de un ser querido. En otras ocasiones la depresión surge en situaciones fisiológicas muy concretas, como en el caso de algunas mujeres después de dar a luz. 

La depresión también puede ser secundaria a otras patologías, como es el caso del trastorno bipolar, que se caracteriza por alternar periodos de depresión con periodos de manía. Una depresión además puede ser producida por el consumo de alcohol y otras drogas de abuso, que por cierto están tan de moda hoy en día. En otras muchas ocasiones no se sabe con exactitud cual es el motivo que origina la depresión, podría tener cierto carácter hereditario porque la depresión es mas frecuente en unas familias que en otras.

Los síntomas que presenta una depresión suelen ser diferentes en cada persona, es habitual el cansancio y la falta de energía, los problemas con el sueño y con el apetito, un bajo rendimiento laboral, el exceso de pensamientos negativos y la dificultad para concentrarse. El tratamiento lógicamente utiliza fármacos antidepresivos en combinación con terapia psicológica, que en estos casos resulta imprescindible. 

En realidad es difícil prevenir una depresión, nos ayudará realizar ejercicio físico regularmente y tener una dieta equilibrada, deberemos evitar el consumo de alcohol y drogas y también nos ayudará el potenciar nuestros pensamientos positivos. 

Desde mi humilde punto de vista en una depresión puede ser muy importante la compañía del ser amado, recordemos que la comprensión y el cariño son fundamentales.