Existe un hueso llamado mastoideo que se encuentra situado en el cráneo, justo detrás del oído. Este hueso es prominente y tiene una forma muy característica, cuando se inflama se origina una mastoiditis.La principal causa que produce una mastoiditis es una infección, normalmante del oído medio, que acaba diseminándose hasta el hueso mastoideo.

 

Por este motivo los síntomas de la mastoiditis coinciden con los síntomas de la infección de oído: dolor de cabeza y oído, fiebre, secreción del oído y pérdida de audición. Lo que si diferencia a la mastoiditis es una inflamación muy característica observable a simple vista por detrás de la oreja. La mastoiditis es mas habitual en bebés y niños, aunque realmente se puede sufrir a cualquier edad.

 

El diagnóstico lo establece el otorrinolaringólogo por la sintomatología, en algunos casos pueden ser útiles pruebas como radiografía y TAC. El tratamiento lógicamente utiliza fármacos antiinflamatorios, analgésicos y por supuesto antibióticos. Puede ser recomendable un cultivo del exudado para identificar la bacteria que produce la infección y así elegir adecuadamente el antibiótico que hay que usar. 

 

En patologías como la mastoiditis el problema del tratamiento reside en que pueda llegar en concentraciones suficientes al hueso como para ejercer su acción. Por su localización estas infecciones son difíciles de eliminar, lo cual implica que la inflamación y el hueso en si tardará en sanar. Es muy importante tratar adecuadamente una mastoiditis porque puede presentar complicaciones muy serias como sordera, septicemia, accesos cerebrales, meningitis e incluso la muerte. Para terminar, hoy felicito a aquellas personas que han tenido la gran suerte de viajar a lugares lejanos para conocer otras culturas, lo cual hará que se formen y maduren como personas.