Hay situaciones y días  en los que nos podemos sentir perdidos o desorientados, podemos sentirnos sin fuerzas para seguir o incluso no verle sentido a continuar algo que hayamos comenzado.

Todo esto es normal ya que somos personas, sentimos, nos juzgamos y pensamos. Yo veo más preocupante la postura de aquellas personas que pasan por la vida sin sentir ni padecer y que llegan a vivir como auténticas marionetas sin altibajos ni objetivos que los motiven a evolucionar.

Sentirse agobiado o ahogado en algún momento es normal ya que es el resultado de intentar avanzar y crecer como persona. Este sentimiento simplemente es la reacción a dedicar horas al día para pensar y reflexionar sobre el futuro de tu vida, que para nada es simple. La vida es tan simple como tú la quieras hacer y si la haces simple vivirás como una persona simple. 

Es maravilloso tener metas, objetivos, ilusiones, frustrarse, amarse, odiarse, admirarse, idealizarse, humillarse... todo lo que nos hagamos a nosotros mismos o lo que pensemos sobre nosotros construirá la persona que llegaremos a ser. 

No os sintáis mal si algún día todos vuestros pensamientos son negativos. Es en ese momento cuando tenéis que trabajar codo con codo con vuestra mente para que no os supere. Que la mente  nunca os gane la partida,ni os quedéis estancados.

Ese pensamiento, ya sea positivo o negativo os irá marcando cada día e irá moldeando vuestra personalidad y definitivamente conseguiréis crear a la persona que deseáis ser.