Sorprendió la encuesta de  la Junta. Canal Sur, por primera vez, desde que inició su andadura, reconoce que un líder del PP, puede obtener un aprobado en su gestión. Debe estar haciéndolo muy bien don Juan Manuel Moreno para que haya rebasado los límites del 5, y más si se tiene en cuenta que Susana Díaz, la otrora presidenta, poderosa e incuestionable, apenas levanta el vuelo. 

La percepción que tenemos muchos andaluces, después de cambio, es positiva, para mejor y más clarificadora de cara a la opinión pública ¿Cómo iba el PSOE a valorar estos resultados? Teniendo en cuenta el poder acumulado tantos años, sintiendo que se lo arrebataba en un mal sueño, que se tornó realidad. Una “charlotada” es la calificación que le dan a lo que no pueden controlar. 

Si los dirigentes socialistas autonómicos posaran su mirada en el Gobierno Central, y analizaran con detenimiento y rigor, a los componentes de la mesa de diálogo con los catalanes, la palabra charlotada se les quedaría corta e inexacta. También ese descalificativo pierde fuerza cuando PSOE y Podemos, bloquean en el parlamento de Baleares, investigar los abusos a menores tuteladas. Y sale corriendo Iglesias a buscar una ley para protección de los adolescentes ¡Ojalá se quedaran en simple charlotadas! Hay mucha gravedad en los hechos, y el PSOE, calla. Y tantos millones que corresponden a Andalucía que el Gobierno Central, les niega, no parece que sea una charlotada. 

¿Y cómo se puede calificar el reconocimiento a Rafael Escuredo? Va a ser el primero en recibir la Medalla de Andalucía “Manuel Clavero”. Quizá sorprenda, más de lo debido, a los socialistas andaluces. Primer presidente de la Junta, socialista de un tiempo que no volverá, y luchador por nuestra autonomía. Y es un presidente del PP, quien le va a otorgar esta distinción.  

Le impondrá la medalla, además de un afectivo abrazo, agradeciéndole de corazón su entrega a nuestra tierra ¿Qué calificativo habría que buscar? Y puestos a encontrar la palabra justa ¿Qué nombre darle a las declaraciones de la ministra Irene Montero y las minifaldas?