Y ya son treinta y seis años los que lleva el PSOE campando por Andalucía, claro está, con el beneplácito de los andaluces. Dos días después de celebrarse la consulta electoral, se cumple el aniversario del Pacto de Antequera que dio lugar a nuestra Autonomía. Y es  verdad que nuestra región ha avanzado en muchas cosas, pero no es menos cierto es que aún siguen coleando, y en estos  últimos años haciéndose muy notorias, unas desigualdades que vienen de antaño. 

 

Se trabaja a destajo en los Servicios Sociales, comedores, Cáritas, bancos de alimentos, y un sinfín de ongs y asociaciones de todo tipo. Y hay mucha gente excluida de la sociedad que se deja comprar por muy poco, por un simple papel que lleva las siglas de una candidatura. Me entristece porque quiero a mi tierra y a la gente que vive en ella, pero siento la desafección de los políticos y la constancia de que solo le importamos por el voto que emitimos.

 

¡Y cómo se busca recordándole a la gente lo mala que es la derecha!Por poco que observemos nuestro alrededor, somos conscientes de que algo está fallando; que hay un grupo muy numeroso que no se ha apuntado al carro del progreso, no se ha cualificado, no puede ofrecer más vida laboral que sus justificantes del paro. Y con todo el derecho del mundo a cobrarlo porque tienen que vivir, aunque sea con migajas.

 

Y encima los políticos peleando unos con otros a ver quien es un poquitín menos sinvergüenza. Y los dineros de los cursos de formación a empresas amigas, contratos de simpatizantes y lo que sobra al club de alterne, que como trabajan tanto nuestros dirigentes pues ocios especiales. Siempre hemos tenido conciencia del poco valor que tenemos a ojo del político. Y si se aprueba la ley, que se han sacado de la manga torticeramente, vamos a estar con los whatsapp como si viviésemos en la antigua URSS.

 

Por nuestros contactos y mensajes rastrean nuestras afinidades políticas ¿Y quienes les espían a ellos cuando se apartan de la lealtad y justicia que conlleva un cargo público? Votaremos el domingo porque es nuestra obligación de ciudadanos de PRIMERA, rango que no han entendido los que nos representan y representarán a partir de las próximas semanas.