Pero es menester ya que vayan haciéndolo porque las calles están tristes, oscuras y apenas transitadas a las nueve de la noche. Hora más que apropiada para que comience el bullicio de la noche, que un día de diario no es motivo para tirar cohetes, hasta ahí de acuerdo, pero que parezca una ciudad casi fantasma, me parece que algo falta. Siempre sale en defensa el sitio recurrente de la Alameda y ¿porqué? Porque se han agrupado hosteleros y le están dando vida casi todo el año. 

Hagan un intento con la renovada San Sebastián y arañen a la calzada de Estepa un lugar para el ocio, para todos aquellos que les resulta difícil encontrar un lugar donde disfrutar de una oferta nocturna, por cierto bastante exigua y poco variada la que en estos momentos se nos ofrece. La vida camina a ritmo vertiginoso y hay que evolucionar y encontrar soluciones para la gran mayoría. 
 Nos estamos convirtiendo en una ciudad de mayores, apenas percibimos la juventud que nos llega de fuera por la Escuela de Magisterio y otros centros que acoge a muchos comarcales que residen en pisos de nuestra ciudad. ¡Si yo mandara las máquinas estarían una temporada cambiando una fisonomía que tanta falta hace!
Y, cambiando de tema me llega todo tipo de comentarios a través de las redes del tema de transeúntes. Contesto por última vez: María Moreno y servidora, subimos muchas veces la calle el Picadero en busca del concejal. Muchos gestos cariñosos, palabras bonitas y una aseveración en toda regla de que en breve plazo se abriría. Puede que no dependa sólo de él, pero voluntad política no hay y está desperdiciado su uso, después de haberse gastado el Consistorio los dineros en obras, pero eso poco importa. Pero qué importancia tiene si los políticos y los dineros van de la mano. Y si no léanse el libro de J. Bono “ les voy a contar” que deja el abuso del poder y del papel moneda muy clarito.

Y desde luego, si yo mandara la persona que ha decidido vivir en la Alameda dando un aspecto y un olor desagradable a cuantos pasan por su lado, me lo llevaría, si no soy capaz de encontrar otra solución, a vivir a mi portal. Pues yo creo que el que cobra de la política tiene que encontrar la solución. O es que estamos con una laxitud muy grande y no nos imponemos o no queremos darle vida al Centro de Transeúntes que tanta falta hace.