Es la mejor noticia que nos han dado estos días. No lleva a cuestas la mochila de la polémica, ni el desastre en que puede convertirse el partido socialista, si no son capaces de ceder y mirar más allá de la ambición personal, ni conoce un nuevo caso de corrupción que tal como se están presentando parece que aún no se ha descubierto más que la punta del iceberg, ni entiende el abuso de las plusvalías municipales a la hora de vender una vivienda, que a Dios gracias acaba de tumbar el Constitucional.  En fila al ayuntamiento  cada uno por su dinero, sin demoras ni largas, con la misma formalidad que se pagó poder recuperarlo. ¿Será posible?
 
Y desde luego lo de la estiba le suena a ruso, su sensibilidad no admite los privilegios por costumbre, fuerza o presión bajo amenazas. También está lejos de entender que los editores se quejen de que los textos anden adoctrinados según toque el reparto. Es cubano, y lo ha tenido que sufrir.
 
Chucho nos trae deleite, placer, pasión y un canto a las emociones que despiertan el baile de las notas musicales deslizándose a capricho sobre su teclado. Tantos “Grammy” a al virtuosismo se van a juntar en un patio precioso cubierto de estrellas en una noche de verano. Y Chucho comenzará  fijándose en la más brillante dedicándole en silencio su actuación. 
 
Allí sabe que está Bebo, su padre, que después de tantos años por la tierra, se fue a descansar y se llevó su arte, luz propia , trabajo bien hecho y constante que también inculcó a su hijo. 
 
Es un lujo que podamos contar en Antequera con un artista de esta categoría, verdaderamente los que han pensado en él, no podrían haber tenido mejor acierto. Felicitaciones a sus promotores. El espacio se quedará pequeño con mucha antelación y la oportunidad de ver a otro artista de esa categoría, en nuestra ciudad, se perderá en el tiempo.  Disfrutemos de esta alegría que nos sabrá a poco y una vez más, como viene ocurriendo últimamente, seguiremos poniendo el nombre de Antequera, en el mástil más alto donde pueda verse o sentirse en muchos lugares.