Desde que tuvimos noticias hace algunas semanas de que José Luis Ruiz Espejo era el hombre fuerte del PSOE malagueño, se ha prodigado en los medios de una manera asombrosa. No hay periódico local o provincial que lo olvide un minuto. Como si estuviese aguardando tras la puerta, donde haya la más insignificante actividad política o lúdica para dejar constancia de su implicación , y, obviamente su imagen para la posteridad.
 
Me parece bien que se prodigue cuanto quiera. Eso es la labor esencial de un político y José Luis se siente cómodo formando parte activa de todo aquello que pueda ayudarle en un futuro a medio y largo plazo para seguir teniendo aspiraciones dentro de su grupo. 
 
Yo le sigo, en los medios, desde hace años. Tengo buena relación con él como convecina que soy, y su actitud siempre ha sido muy condescendiente, muy en la línea de llevarse bien con todos y contemporizar con otras generaciones más jóvenes. Quizá ese ha sido su éxito dentro de su formación. Pero también he decir que sus discursos son parecidos, cuando habla de políticas sociales, desarrollo, oportunidad para todos, a mi modesto entender le falta un poco de arrebato,  saberse dueño y confiado en la improvisación. A título de inciso diré que esa habilidad la domina muy bien nuestro Alcalde. A José Luis se le nota más memorístico y más circunspecto que su antecesor en el cargo. El saliente se veía sobrado de sabiduría y aderezado de soberbia.
 
Y ahora, claro está, le toca hacer su trabajo,  ir en contra del PP y ganar a los suyos. No lo tiene fácil y quizá por ello haya decidido aparecer por todas partes para que no se descuiden unos y otros. Aunque a mí me parece que hay temas importantísimos para debatir en un Pleno. Que se fomente el uso de la bicicleta como pide el PSOE, no depende del gobernante de turno, más bien de educación  en los colegios. ¿No ha estado La Junta luchando por incluir en los libros obligados Educación para la Ciudadanía? Si no se aprende en su momento difícilmente alguien va a coger una bicicleta con cuarenta años, si su medio de transporte para todo ha sido el coche.