Queridos Cervantes y Shakespeare: desde la tierra desde donde nace el sol, Antequera, me gustaría contarles lo que en nuestra ciudad se ha organizado para celebrar el día de sus fallecimientos, lo que viene a ser, el Día Internacional del Libro, el 23 de Abril.
 
No le tengan muy en cuenta a esta ‘Muy Noble y Muy Leal ciudad’ que algunas veces se les olviden ciertas cosas, como que dicho día del que les hablo, tienen que tenerles presentes y que es deber obligado para todos, el que se conmemore este día por todo lo alto, aunque a los responsables de hacerlo, lo hagan basándose en el trabajo de los demás.
 
Gracias a asociaciones, colectivos y empresas podemos decir que la Semana del Libro en mi ciudad, se va a celebrar como se merece.
 
Si lo tienen a bien, me gustaría que sus musas se pasearan por una ciudad maravillosa, cuna milenaria de hombres y mujeres que desde siempre han buscado llevarla a lo más alto. Esta rica tierra, que ya conocen, vivirá el Día del Libro apostando por los autores que crecen aquí; realizará recitales, talleres, exposiciones, cine –estoy segura de que les sorprendería–, teatro, les recordarán con algunas de sus palabras escritas y que perduran hasta hoy día.
 
Ya verán que los tiempos han cambiado, ya no escribimos con pluma y pergamino, ya no tienen nuestras uñas la tinta incrustada, señal de ‘escribidores’ de historias. Nuestras manos se mueven a velocidad de vértigo golpeando las teclas de un ordenador.
 
Han cambiando las épocas, para mejor o para peor, en vuestras mercedes dejo la opinión, mis pensamientos a veces me llevan a pensar de una u otra forma, a favor o en contra del progreso.
Pero por desgracia, hay algunas cosas que no cambian, ya saben los que mandan y están en el poder, ya saben, eso siempre seguirá igual.