Me niego a pensar que mi vida se ha limitado a ver las cosas con el prisma de ser madre, pero es que a veces, precisamente, estás obligado a ello.
Como digo, inevitable es y al tener una nueva mirada ante la realidad me invita a ver que hay muchas cosas para mejorar y ofrecer en nuestra ciudad para los niños pequeños.
 
Vale que no somos una gran capital, pero presumimos de ser una ciudad que además de ser Patrimonio Mundial de la UNESCO gracias al Sitio de los Dólmenes, quiere ser Capital Europea del Deporte y que su Semana Santa sea de Interés Turístico Nacional. Muchas palabras, muchos títulos que deberían mirar a sus ciudadanos de ahora, que en definitiva, somos los que llevamos el peso de todos estos méritos.
 
Y cuando hablo de los ciudadanos, también incluyo a los niños partiendo desde los recién nacidos para que ellos también tengan un hueco en la agenda antequerana.
 
Esta semana, sin ir más lejos, presentaban las actividades del Museo para el Día de Andalucía, día para las familias y talleres para niños, pero como suele ser habitual los talleres para niños mayores, es decir, que si quiero llevar a mi hija de 22 meses (casi dos años) pues no puedo.
 
Pues mi reclamo va por ahí, es una pena que la Cultura, el Arte, la Literatura se introduzcan en los niños tan tarde. Me encantaría participar junto a ella en talleres creativos para edades tempranas, para acercarles una realidad que a mí, personalmente, me fascina.
 
Me encantaría participar en momentos de teatro, danza, música en algunas citas puntuales sin obligatoriedad de todas las semanas cumplir un horario porque la creatividad y la imaginación cuenta con la maravilla del libre albedrío.
 
No me gusta limitarlo todo en ir a escuchar un cuentacuentos, ver a los Reyes Magos, ir a un teatro o ver un partido, disfrazarme en Carnaval, ver una procesión o escuchar un concierto al aire libre. No, quiero más, mucho más porque sencillamente Antequera siempre ha sido una cuna de grandes artistas y qué mejor manera de fomentarlo que creando actividades para ellos, arriesgando y motivando, imaginando y creando. El futuro cultural de la ciudad dependerá de los que ahora crecen a nuestro lado.