Resulta prácticamente imposible saber si la ‘joya’ de Florentino habría sido titular en Melilla de haber seguido Lopetegui en el Real Madrid, pero lo que sí parece fuera de toda duda es que su actuación magistral evidencia la fatalidad que ha rodeado al técnico vasco desde su despido de la Selección Española a 48 horas de comenzar el Mundial para dirigir al conjunto blanco.

Puede que por la mala dinámica de resultados, tal vez por la obsesión de proteger a sus estrellas, en no tocar los galones o por una razón de ‘cabezonería’ al entender que desde el club le intentaban meter al chico con calzador... Las causas importan ya poco, pero si hay algo evidente es que Lopetegui se equivocó con Vinicius.Vale que los primeros noventa minutos de Solari al frente del conjunto blanco no deben tomarse al pie de la letra. El rival, un Segunda B, y el torneo, ida de los dieciseisavos de Copa del Rey, no son motivos suficientes de peso para valorar el libro de estilo del argentino, pero sirve para hacerse una idea de si Solari aspira a convertirse en el nuevo ‘Zizou’ de Chamartín. 

Es pronto para sacar comparaciones odiosas. Veremos si el sustituto ‘provisional’ de Julen es capaz de enderezar el rumbo y tiene lo que hay que tener para sentar a Bale, Asensio o Lucas Vázquez y dar una oportunidad de verdad a Vinicius en un mal momento en el que muchos jugadores de la plantilla no están rindiendo a su mejor nivel.Vale que el chaval tiene 18 años y aún tiene mucho que aprender, pero lo cierto es que en el Madrid, ahora mismo, no hay ningún jugador indiscutible.

El brasileño puede ser titular ante el Valladolid este sábado perfectamente y el Bernabéu lo agradecería. Porque hay ganas de verlo y de divertirse con sus regates. Parafraseando a Julen, es evidente que a ‘Vini’ le falta ‘cocción’ pero cuando coge el balón el Madrid es otro equipo sobre el césped.