Continuando con el artículo que empecé el sábado 16 de febrero, continúo y concluyo hoy el problema que nos deriva que nos roben el móvil. Como decía entonces, en la mayoría de las ocasiones, recuperar el dispositivo es casi un milagro, que terminará siendo vendido en tiendas de segunda mano o en cualquier mercadillo. 

 

De lo que había que hacer antes me quedaba detallar: 


- Haz copias de seguridad, ya sea en la nube como hace Iphone con iCloud, o con los dispositivos Android a través de su cuenta de Google.

- Descárgate la App, “Encontrar mi dispositivo de Google”. Si no sabes dónde está tu dispositivo, con esta App podrás comprobar la localización exacta de tu teléfono sobre un mapa a través del navegador de un ordenador u otro dispositivo. Solo tendrás que acceder aquí e iniciar sesión con tu usuario de Google. Además de localizarlo, también podrás hacer sonar una alarma e, incluso, bloquear la pantalla con contraseña. 

 

Por último, existe la función de eliminar todos los datos personales del teléfono y restaurar los valores de fábrica. Sin embargo, todas estas opciones solo funcionan si el teléfono está encendido y tiene conexión a Internet. Otros fabricantes también incluyen Apps similares. Si tienes un Iphone o cualquier dispositivo de Apple, podrás utilizar la App “Buscar mi Iphone”, en la que al introducir tu ID de Apple podrás saber en dónde están los dispositivos, siempre que estén encendidos.


Después:  

- Intenta localizar el dispositivo, a través de las app anteriormente mencionadas y borra todo lo importante que no quieras que transcienda: acceso a la cuenta corriente, emails, fotografías... así como tu llavero de contraseñas.  

- Llama a tu operador de telefonía para que bloquee tu SIM. Nadie podrá realizar llamadas ni mandar SMS desde tu dispositivo. Si no lo solicitas responderás por los consumos que realice el autor del robo.

- Denuncia. Vete a la comisaría más cercana a tu domicilio y denuncia el robo, para esto es necesario el código IMEI anteriormente mencionado.