La semana pasada… a la espera de tener más materia deportiva que comentarles como, resultados, etcétera, les trasmitía un balance de las dificultades económicas por las que muy particularmente está atravesando todo el mundo del Ciclismo.

Sabemos que el decir economía en ciclismo es inherente a hablar de publicidad. Y es precisamente en esta parcela donde mayoritariamente se están cebando los problemas económicos con los que arrancamos la década.

A pesar de las dificultades para conseguir el material necesario para abastecer al Equipo de Competición en sus mínimas necesidades: licencias, inscripciones, transporte y material "fungible" (que no bicicletas), a pesar de todo ello…. Las personas que nos conocen y confían en la Directiva de Club Deportivo Ciclista Antequera siguen sumándose a nuestras inquietudes deportivas, adhiriéndose al Equipo de Competición a sabiendas que cuando menos el conocimiento, la asistencia técnica y moral, el entrenamiento y las formas más eficaces del aprovechamiento en el cotidiano uso deportivo de sus bicicletas, no les va a faltar.

Realizado todo el trámite burocrático de las licencias, el inicio de la temporada es más inminente que en temporadas anteriores, así es como los propios socios han querido responder a esta falta de apoyo publicitario.

¡Realizando, participando, engrosando el número de pruebas a las que asistiremos D.m. a lo largo de la temporada 2010! Temporada que a buen seguro estrenaremos en el Provincial de Sevilla que lo dejábamos por el mes de diciembre con la mitad de sus pruebas disputadas.

Y será la localidad sevillana del Ronquillo, pueblo de los ronquilleros, que no de los roncadores, donde demos inicio al nuevo año. Para ello el equipo está prácticamente ya configurado un año más, como digo con nuevas incorporaciones que, para cuando lleguen las pruebas regionales, Copa de Andalucía y muy posiblemente Open Nacional, esperamos estén compitiendo en óptimas condiciones para dejar lo más arriba posible el nombre de Antequera.

Para ello y a pesar de los días tan inapropiados que hemos tenido con lluvias y frío, los socios han derrochado ganas y entusiasmo entrenando con bici y mejorando sus capacidades físicas con largos paseos por la Naturaleza como el que manteníamos el pasado fin de semana por la Sierra del Torcal. Y al hablar del Torcal, permítanme un inciso.

 

No acudan al Torcal cuando nieve. Por favor. La vuelta se les puede complicar considerablemente. Háganlo todo lo más el día después de la nevada. Posiblemente el acceso esté en muchas mejores condiciones, podamos ver la nieve y volver con las mínimas garantías de seguridad al conducir los vehículos en los cuales habremos desplazado a nuestras familias ajenas al peligro que conlleva viajar en automóvil cuando se está produciendo una nevada como la acontecida días atrás en el Torcal.

Y puestos a recomendar…

¡¡¡Nunca dejen rastro del paso por la maravilla que la Madre Naturaleza creó en la Sierra del Torcal!!!