La conferencia sobre la restauración de la fachada de la Iglesia de Nuestra Señora del Loreto, impartida por el arquitecto Marcos Sánchez y el restaurador Rafael Ruiz, supone el penúltimo capítulo de una adecuada intervención patrimonial contemporánea: el de comunicación con la ciudadanía para exponer, de modo sencillo pero al más alto nivel, el proceso seguido en la ejecución de los trabajos, de modo que sean conocidos, por los ciudadanos, ejercicio que debe ser ya entendido como imprencisdible en toda actuación pública. 

Sin embargo, el perfecto engranaje que supone cualquier actuación coordinada por nuestro Centro de Patrimonio comienza mucho antes: resulta, por ejemplo, emocionante saber que las canteras de donde se extrajo la piedra para realizar esta fachada en el siglo XVII son hoy propiedad de nuestro Ayuntamiento y son de donde se han extraído los sillares necesarios para su restauración. O que se ha obtenido el muy extraordinario permiso para poder obtener piedra caliza roja del Torcal para la restitución de fragmentos originalmente ejecutados con esa piedra.

Frutos de decenios de trabajo bien hecho y gran cariño a nuestro pasado, hoy disponemos de un Centro de Patrimonio perfectamente engrasado y acorde con las más exigentes teorías sobre intervención. Los profesionales implicados en esta actuación, Sánchez y Ruiz, han resultado, extraordinarios en su ejecución y sencillos y cercanos en su explicación, la cual, permite lecturas al más alto nivel siendo merecedoras de una total aprobación. La comunicación pormenorizada de las actuaciones sobre nuestro patrimonio es el penúltimo capítulo de toda intervención: el último es el disfrute por parte de los ciudadanos unido, indefectiblemente, al reinicio de su degradación. Lo eterno es sólo aquéllo sobre lo que no se deja de actuar constantemente.