En este mundo en el que todos vamos tan rápido, también la familia nota este estrés y esos ajustes de horarios que cada miembro de la familia tiene. Cada vez pasamos menos tiempo con los nuestros, estando cada uno en sus ocupaciones: trabajos, colegios, actividades deportivas y de ocio.

A pesar de lo que pueda parecer, la "situación "de la familia no es tan preocupante como se nos quiere hacer ver desde diferentes sectores de la sociedad. La familia en España sigue siendo la institución más presente en la vida de las personas y la más valorada. Es cierto que hoy en día, la familia debe afrontar nuevos retos que en otros tiempos, nuevos, pero ni mejores ni peores. Estos retos vienen principalmente plantados por aquellos que no entienden qué es la familia por haber perdido las claves intelectuales y morales de nuestra tradición cultural y los ataques cada vez más fuertes de la ideología de género.

Parece que la llegada de la Navidad siempre nos hace reflexionar sobre la familia y hacernos más sensibles a ella. ¿Quién no recuerda el anuncio de los turrones el Almendro con cierta ternura? Ése es el sentimiento que deberíamos tener todo el año…. Todo comienza en la familia, aprendemos a socializarnos en la familia y aprendemos de ella, por ello es tan importante que miremos y examinemos nuestra familia… qué ejemplo damos a nuestros hijos, cómo tratamos a nuestros mayores… al fin y al cabo todos llegaremos a serlo… y del modo que tratemos a los nuestros.

No debemos perder la esperanza en que la familia "no se lleva" o no está de moda. Los jóvenes deberíamos mirar los maravillosos ejemplos de familias que hay a nuestro alrededor, no tener miedo a comprometernos y descubrir que el valor de la fidelidad no es pérdida de libertad, sino todo lo contrario.

Para terminar desear a cada uno de vosotros que paséis una bonita Navidad rodeada de vuestros seres queridos, de vuestra familia y que disfrutéis cada minuto con ellos. ¡Feliz Navidad!