No nos vamos a quedar callados, los padres de los colegios concertados tenemos mucho que decir ¡y nos tienen que escuchar! La Junta está haciendo tambalear los conciertos con los colegios concertados sin dar respuesta a todos los llamamientos que se les está haciendo y dan por callada la respuesta. Son más de 400 colegios concertados de Escuelas Católicas de Andalucía los que nos vamos a movilizar en las próximas semanas si la Junta decide cerrar aulas en los centros que cuentan con demanda, con el fin principal (según ellos) de llenar las unidades de centros públicos que se encuentran vacías por falta de alumnos.
 
Las administraciones y los poderes públicos tienen la obligación de garantizar el derecho a la educación de todo el alumnado en condiciones de igualdad. Se debe respetar el derecho de los padres a que la educación de sus hijos sea conforme a sus convicciones religiosas; la libertad de enseñanza es un derecho fundamental recogido en el artículo 27 de nuestra Constitución y nos permite a los padres decidir dónde queremos educar a nuestros hijos.  
 
Esta medida que la Junta quiere llevar a cabo recortando unidades de centros concertados con alta demanda y obligando a sus alumnos a acudir a centros públicos iría precisamente en contra de las familias más desfavorecidas social y culturalmente generando una gran desigualdad social debido a que solo los que tienen altos ingresos podrán llevar a sus hijos a colegios privados y el resto nos tocaría llevarlos al público impuesto y sin poder elegir.
 
A parte de esto, no tiene sentido que la Junta haga estos recortes a centros con alta demanda, pues estos colegios concertados suponen un importante ahorro a la administración, ya que destina a ellos la mitad de dinero que a los públicos por alumnos. La medida no sólo afectaría a las familias, sino que también se verían implicados muchos profesores y personal de esos centros, que irían al paro.
 
Desde aquí hago un llamamiento a padres y familiares de alumnos de la concertada que se sumen a los diferentes actos y movilizaciones que vamos a tener si el asunto no se soluciona, comenzado recogiendo firmas como lo estamos haciendo, leyendo manifiestos y manifestándonos el 18 de febrero en Málaga junto con los demás colegios de toda la provincia.  ¡Con la educación de nuestros hijos no se puede jugar!