A pesar de que supuestamente vivimos en una época en la que se recicla y queremos hacer un mundo más verde… todo ello no son más que cortinas de humo que nos desentienden y alejan de la cultura del usar y tirar que estamos viviendo en la realidad. 

Por un lado pretendemos ser más modernos reciclando, tirando el papel a un sitio, el plástico a otro… pero compaginamos esa cultura tan ecológica con la del usar y tirar de otras cosas materiales y no tan materiales. Se nos rompe una televisión, y no la arreglamos, compramos otra… total por 300 euros más tenemos una nueva; se nos rompe una lámpara y compramos otra… y eso que hace unos pocos años llevábamos al técnico a arreglar ahora ni se nos ocurre. 
Lo mismo nos está ocurriendo con las personas. La cultura de “usar y tirar” o también conocida como la cultura “Kleenex” hace que no sólo nos desechemos de los chismes que nos sobran en nuestras casa, sino también de las personas. 

Algunos pensarán que no es así y que estoy exagerando, pero nada más lejos, casi todos conocemos a alguien que nos tiene de amigos porque le hacemos tal o cual favor. Las relaciones sociales se están degradando de tal manera debido a la instrumentalización, cultura de la muerte, egoísmo y violencia de las personas. Vivimos en la cultura del individualismo, consumismo y autosuficiencia; no estamos acostumbrados a ceder; y esto se deja sentir en las relaciones sentimentales en las que estamos abocados al fracaso.