Dinero, ocio, influencia, bienes materiales (o superficiales), el último Iphone o estar ‘a la última’ en las tendencias de moda. Todo ello es algo que anhelamos en la sociedad actual. Sería hipócrita decir que nada de esto nos satisface, pero sí que podemos decir alto y claro que le dedicamos más tiempo del que merece.

Es evidente que una economía saneada y una vida social plena ayuda al bienestar de una persona. Como igual de evidente es que los proyectos de vida tienen por motor principal encontrar un trabajo estable económica y temporalmente. Esto último presenta serias dificultades para los jóvenes de hoy en día ante la falta de empleo o la precariedad laboral. Así, nos enfrentamos a un futuro incierto a la hora de abordar la compra de una casa o formar una familia. Pero ese es otro tema que tratar.Sobre estas letras quiero dedicarle el espacio que merece al tiempo. Me refiero al tiempo que gastamos en lamentarnos por algo en lugar de aprovecharlo de forma eficaz. Hablo del valioso poder del Tiempo.

Para todo lo citado hasta ahora necesitamos tiempo. De cada uno depende cómo sobrellevar, pacientemente, ese tiempo.Cada segundo que pasa, no vuelve. ¿Habéis pensado alguna vez en lo maravilloso y sanador que es una simple charla con amigos? ¿O dedicarle veinte minutos a que tu padre te cuente cómo le ha ido el día en el trabajo? ¿Leerle un cuento a tu hijo? ¿Llamar a tu madre y recordarle lo mucho que le quieres? Todo ello no cuesta dinero ni requiere tener el mejor móvil del mercado o ir vestido de gala, ni siquiera que tengas trabajo o pareja. No hay excusas. Tan solo necesita de tiempo.

Es humano que un día estemos más cansados o desanimados. Pero de cada uno depende que al día siguiente volvamos a intentarlo con ganas. Con pequeños-grandes gestos como una sonrisa, un ‘gracias’ o ‘por favor’ podemos mejorar el día del otro y de ti mismo. El conferenciante motivacional Victor Küppers asegura que la clave para afrontar la vida y ser feliz es tu actitud. De igual forma, lo esencial a la hora de ser feliz con los demás es el tiempo y el cariño. Nadie se acordará de ti si tienes dinero o vistes a la moda, tendrán un buen recuerdo si en este mundo que funciona con la rapidez y la inmediatez por bandera, te paras unos segundos y le regalas lo más valioso que tienes: el tiempo.