Este jueves 4 de octubre por la tarde, despedíamos a Pilar Moreno Arcas, quien con 59 años nos dejaba tras una vida entregada y dedicada a los demás en el mundo de la Medicina. Los primeros recuerdos nos vienen del antiguo Hospital de San Juan de Dios, donde era una de las integrantes del equipo de Urgencias. Más tarde, con el traslado al nuevo edificio y tras especializarse en Urología, llegó a ser la jefa de unidad. 

 

Durante la ceremonia religiosa, se combinaba silencio y llanto. Lo primero, ante la incredulidad de que alguien tan joven, con 59 años, nos deje tan pronto. Lo segundo, por no comprender cómo la Medicina, que tanto utilizó ella para salvar vidas, no pudo devolverle tantas acciones y favores, como aquella intervención en una playa que salvo a una persona.Nuestro agradecimiento como paciente, a Pilar, y a todos los sanitarios que con su trabajo, salvan vidas, lo dan todo por ello, hasta que lo que pueden. Y más aún, cuando tras la lucha, te para por la calle, te pregunta cómo estás y te agarra el brazo, dándote ese empuje que necesitas.

 

Hablo en el titular de tres amigos. El segundo, una madre, que como muchas, se enfrentan a la lucha del cáncer, que viene sin avisar, cuando menos te lo esperas. A ella, decirle lo que le dije a su “hija”: para vencer el cáncer, precisas de dos de las tres siguientes premisas: la Medicina, tu fuerza de voluntad y un tercer elemento sin nombre, al que uno identifica como fe.

 

Y para terminar, el tercer amigo, una amistad que lo podría llamar como “padre”. ¡Cuántos mensajes de fe nos vienes dando! (Por cierto, los echamos de menos desde este verano). Sabemos que lleva unas semanas luchando, o más bien, esperando y asumiendo la cruz que le ha tocado ahora.Se avecina una semana dura, complicada, pero más que tú, pocos saben cómo aferrarse con fe y nada más, pero nada menos. Que el Amor que nos impartes desde tu vocación hecha vida, te siga dando la Fe que nos transmites y que siempre haya Esperanza en las personas como tú, como yo, un día sin esperarlo, se te presenta el cáncer como una nueva forma de afrontar la vida. ¡Tú puedes, usted sabe cómo poner esta cruz sobre su hombro!