La necesidad imperiosa de seguir formándome en este oficio ha propiciado que hoy me estén leyendo por penúltima vez en el Decano de la Prensa Malagueña. Mi estancia en ‘El Sol’ ha sido apasionante, imborrable e impagable, todo un privilegio. No duden que el contexto está en el Periodismo Local. 

Entré a esta Redacción centenaria el pasado lunes 5 de febrero de 2018. No me he equivocado al escribir “pasado” 5 de febrero, señor director, tiene un porqué. Cuatro meses en los que el tiempo ha volado, del número 5.101 al 5.117 en un abrir y cerrar de ojos en un lugar que huele a Periodismo desde las 9 de la mañana hasta la hora que sea, por “Antequera nada más, pero nada menos”. 

Gracias, aunque sé que os gustaría que hubiera seguido más tiempo, al matrimonio periodístico que conforman la persona que apostó por mí, Curro Guerrero, y la persona que más me ha aguantado y soportado en estos cuatro meses, Lorena Sánchez. Ambos me han enseñado más de Cultura que la propia concejala del área en el Ayuntamiento y mira que por intentos no habrá sido, Ana. 

A mi amigo Joaquín Torreblanca le estaré eternamente agradecido por ser mi principal mentor en estos 116 días de Periodismo. Ha sido un honor firmar numerosos reportajes contigo, no pude tener mejor compañero, por eso sonrío al pensar que me llevo un amigo. 

Al “Chico de Ayer” le pido que siga impulsando el ‘método Vadillo’.  A mi discípulo ‘San Garri’ le deseo toda la suerte del mundo y le recuerdo que a partir de ahora, vuela sin mi ayuda. A la jefa de la redacción le pido que nunca cambie y que siga imponiéndose ‘a su manera’, ¡gracias Alba! A mi hermano José le agradezco que me haya dado la oportunidad de mejorar a su lado y estoy seguro de que nos volveremos a encontrar.

Quiero ir cerrando con la persona que ha leído todo lo que ha escrito su nieto y al que le estaré eternamente agradecido por no dejar de hacerlo cada sábado por la tarde. Abuelo Miguel, estoy seguro de que la abuela Inés está ahora mismo sonriendo por nosotros.

Y por último, a la persona que más me ha hecho disfrutar de la hemeroteca de El Sol de Antequera, mi Archivero de Lujo, Pablo García Arjona. Seguiré ‘Buscando el Norte’ desde el Sur y con mi mochila a la espalda. Agur.